El intelectual y hombre de negocios Abdelrahim Elkib ha sido elegido nuevo jefe del gobierno libio de transición tras la votación llevada a cabo por el Consejo Nacional Transitorio (CNT), según constató Efe.

En la votación, llevada a cabo a última hora de la tarde en Trípoli, Elkib, que se presentaba junto con otros cinco candidatos, obtuvo el apoyo de 26 de los 51 miembros del CNT, el órgano que se ha encargado de representar los intereses políticos de los rebeldes libios que el pasado 17 de febrero se alzaron contra el régimen del coronel Muamar al Gadafi.

En la "hoja de ruta" que el CNT dio a conocer el pasado 31 de agosto, una vez que Trípoli cayó en manos rebeldes, indicaba que no se procedería a la formación de un gobierno hasta que no estuviera liberada la totalidad de Libia, lo cual consideró que se había producido el 20 de octubre, cuando Gadafi y su hijo Al Mutasim fueron apresados y ejecutados por los rebeldes.

El 23 de octubre, el presidente del CNT, Mustafa Abdulyalil, proclamó oficialmente la "liberación de Libia" en una multitudinaria ceremonia en Bengasi.

En dicha ceremonia, los dirigentes del CNT indicaron también su deseo de proseguir con el proceso de cambios anunciado en la "hoja de ruta" y recalcaron que Libia se regirá con una nuevo ordenamiento legal, cuya fuente será la "sharía" o ley islámica.

Por otro lado, la OTAN anunció hoy que esta medianoche concluye su operación militar en Libia, siete meses después de haberla iniciado.

El secretario general aliado, Anders Fogh Rasmussen, que viajó hoy a Trípoli por sorpresa, recalcó en rueda de prensa que la OTAN no quiere involucrarse en las cuestiones internas de Libia.

La operación "Protector Unificado", que comenzó el 31 de marzo pasado, ha sido "la más exitosa en la historia de la OTAN", afirmó Rasmussen.

"La OTAN ha ejecutado una misión que le fue encomendada por Naciones Unidas para salvar vidas civiles. Esa misión acaba esta noche. A partir de ahora, (los libios) deben trazar su porvenir y desde mañana serán las nuevas autoridades las encargadas de las operaciones de seguridad", afirmó Rasmussen.

En Libia, el responsable de la Alianza se reunió con las nuevas autoridades y aseguró que la organización no planea tener bases ni involucrarse en el país, ya que su defensa compete únicamente al nuevo Gobierno.