El crecimiento económico de España se estancó en el tercer trimestre, informó el lunes el banco central, lo cual aumentó las dudas sobre la viabilidad del objetivo de reducción del déficit fijado por el gobierno.

El Banco de España atribuyó la situación a varios factores, incluyendo una caída en la demanda interna en un país con una tasa de desempleo de 21,5%.

La noticia se conoce apenas tres días después de que el gobierno anunciase la nueva tasa de desocupados e indicara que cinco millones de personas están ahora sin trabajo en un país de 47 millones de habitantes.

Los sondeos dicen que la oposición conservadora pudiera ganar una mayoría absoluta en el Parlamento en los comicios generales del 20 de noviembre, lo cual pondría fin a ocho años de gobierno socialista.

El Banco de España insinuó que el estancamiento del crecimiento pone en entredicho el objetivo del gobierno de reducir el déficit a 6% del PIB en el 2011, de 9,2% el año pasado.

La economía española creció en los dos primeros trimestres del 2011, pero muy poco, apenas 0,4% y 0,2%, respectivamente. El Instituto Nacional de Estadísticas dará a conocer la cifra oficial del PIB del tercer trimestre el 11 de noviembre.

El banco central indicó que, comparado con el tercer trimestre del año pasado, la economía creció 0,7%.

Dijo que la demanda interna cayó a causa de menos gastos gubernamentales como resultado de medidas de austeridad adoptadas por gobiernos regionales y por la debilidad del mercado de bienes raíces. Los gastos de los hogares y los negocios subieron ligeramente.

Los problemas económicos del país fueron generados principalmente por el colapso del mercado de bienes raíces.

El Banco de España dijo que aún hay tiempo para alcanzar los objetivos de reducción de déficit para el final del año, pero advirtió que se necesitan nuevas medidas.

Tres importantes agencias de clasificación de crédito han mencionado el débil crecimiento económico del país en sus recientes evaluaciones de la deuda soberana española.