Un comisario del sur de Texas se recupera en un hospital luego de haber sido herido en un tiroteo que se desató mientras investigaba reportes de secuestro y narcotráfico.

Un sospechoso murió el domingo en el enfrentamiento, que según el alguacil del condado de Hidalgo, Texas, Lupe Treviño, es el primer caso indiscutible del desbordamiento de la violencia de la guerra de los narcotraficantes mexicanos.

Treviño dijo que el uso de un chaleco protector probablemente salvó la vida del comisario Hugo Rodríguez, que recibió disparos en el pecho, abdomen y pierna. El sospechoso Daniel González Pérez murió en el tiroteo.

En total seis personas fueron detenidas, inclusive la víctima del secuestro y esperan ser encausados, indicó el alguacil.

Otros dos sospechosos resultaron heridos en el enfrentamiento y uno más fue detenido. Los tres, incluyendo la supuesta víctima de secuestro, han sido detenidos y esperan audiencia de encausamiento.

"Esto comenzó en México, y fue objeto de un violento enfrentamiento ahi y se desbordó hasta aquí. Esta es la primera vez que en realidad puedo decirlo. Sí, ha sucedido", señaló Treviño.

"Ahora, hay más miembros de los carteles que viven en Texas, en el valle, en Estados Unidos. Les garantizo que hay una tonelada de ellos", agregó.

Treviño dijo que el secuestro reportado era un intento de recuperar marihuana robada cuando el supuesto segundo al mando del cartel del Golfo, Samuel Flores Borrego, fue muerto en septiembre.

Un mensaje que se le dejó el lunes por la noche al portavoz de la Agencia Antidrogas Estadounidense no fue devuelta de inmediato.