Cientos de miles de habitantes del noreste de Estados Unidos se enfrentaban a la posibilidad de pasar días sin luz ni calefacción a raíz de una monstruosa tormenta que azotó el área este fin de semana y obligó a muchos pueblos a posponer el lunes la celebración del Día de las Brujas, algo que pareció una broma pesada para algunos niños.

Desde Maryland hasta Maine, los fuertes vientos y la pesada nieve derribaron árboles, ramas y tendido eléctrico el sábado y el domingo. La cantidad de nieve que cayó varió desde un par de centímetros (una pulgada) hasta 81 centímetros (32 pulgadas) en el pequeño pueblo de Perú, Massachusetts, en las montañas Berkshire.

La tormenta provocó la muerte de por lo menos 21 personas, incluida una en Canadá. La mayoría de los decesos fueron consecuencia de la caída de árboles, accidentes de tránsito o electrocuciones por cables derribados. Tan sólo en Pensilvania murieron ocho personas.

Las familias se acurrucaban bajo mantas y abrigos en casa, o acudieron a los albergues mientras cuadrillas de trabajadores trataban de reconectar los cables derribados por la tormenta. Cientos de escuelas cerraron, dando a los niños uno de los días libres por nieve más anticipados de los que se tenga registro.

"Una tormenta pequeña pero un gran desastre", dijo Marina Shen, quien pasó la noche del domingo con su esposo y un perro en una escuela secundaria de Wayland, un suburbio de Boston de unos 13.000 habitantes donde la mitad de las casas se quedaron sin suministro eléctrico.

Sólo unos pocos centímetros (pulgadas) de nieve cayeron en Wayland, y la mayor parte se había derretido para el lunes, pero la temperatura ambiental cayó por debajo del punto de congelamiento durante la noche.

Más de tres millones de viviendas y negocios en el noreste se quedaron sin electricidad durante la peor parte de la tormenta. Para la noche del lunes, esa cifra rondaba los 1,8 millones.

Algunas de las mismas zonas fueron afectadas por los remanentes del huracán Irene hace apenas dos meses, pero en muchos lugares, el daño en los servicios públicos fue peor en esta ocasión. Los árboles aún no habían perdido sus hojas, por lo que se les depositó gran cantidad de nieve.

"Las hojas en los árboles hicieron que árboles completos y grandes ramas cayeran y derribaran más cables todavía", dijo el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie. "Es un enorme desafío para todos".

Christie dijo que esperaba que 95% de los 375.000 usuarios de Nueva jersey que se quedaron sin electricidad la recuperen para el jueves, aunque dijo que sabía que sería de poco consuelo para las personas que deambulan en la obscuridad.

"Sé que están sin electricidad hoy; el jueves se ve muy lejano ahora", manifestó.

Debido a la falta de electricidad y porque hay cables eléctricos descolgados por todas partes, muchas comunidades pidieron que los niños no salgan a pedir dulces por la festividad de Día de Brujas (o Halloween), o que al menos lo pospongan por varios días.

___

Michael Rubinkam en Allentown, Pensilvania; Denise Lavoie en Boston; Michael Melia y Stephen Singer en Hartford, Connecticut; Frank Eltman en Garden City, Nueva York; Chris Carola en Albany; Beth DeFalco en Trenton, Nueva Jersey; y Samantha Henry en Pompton Lakes, Nueva Jersey, contribuyeron a este despacho.