El fabricante aeronáutico estadounidense Boeing usará las instalaciones de la NASA en Florida para fabricar nuevos vehículos comerciales de transporte de tripulación con capacidad para un máximo de siete personas, según un acuerdo divulgado hoy.

El acuerdo permitirá a Boeing utilizar los hangares de la agencia espacial estadounidense en el Centro Kennedy, en Florida, y crear 550 puestos de trabajo durante los próximos cuatro años, detalló la NASA en un comunicado.

El objetivo del programa de transporte comercial de la NASA es desarrollar nuevos vehículos para llevar personas desde y hacia la Estación Espacial Internacional (EEI) de una manera "segura, fiable y rentable".

En ese marco, Boeing desarrolla una cápsula reutilizable para transportar al espacio hasta un máximo de siete personas o una combinación de personas y carga.

"No debemos cejar en la búsqueda de la nueva generación de la exploración espacial", subrayó en el comunicado Charles Boden, director de la agencia espacial estadounidense.

La NASA retirará este año los dos últimos transbordadores de la flota de cinco con los que ha enviado tripulación y carga a la EEI durante treinta años.

El problema es que no tienen un sustituto y hasta que lo encuentren serán las naves rusas Soyuz y Progreso las que abastezcan el complejo espacial, en el que participan 16 países.

En abril pasado, la NASA anunció acuerdos con cuatro empresas que recibirán entre 22 y 92 millones de dólares para desarrollar el transporte espacial y diseñar los vehículos de lanzamiento y las naves espaciales del futuro.

Los seleccionados fueron: Blue Origin, que recibirá 22 millones de dólares; Sierra Nevada Corporationo, 80 millones de dólares; Tecnologías de Exploración Espacial (SpaceX), 75 millones de dólares; y Boeing, con 92,3 millones de dólares.