El primer ministro de Kirguizistán, Almazbek Atambáyev, ganó las elecciones presidenciales celebradas este domingo en ese país centroasiático con una amplia mayoría absoluta, por lo que no habrá segunda vuelta, declaró hoy el jefe de la Comisión Electoral Central (CEC) kirguís, Tuigunalí Abdraímov.

"Más de 60 por ciento de los electores dieron su voto a Atambáyev", dijo en rueda de prensa Abdraímov, según informó desde Biskek, la capital kirguís, la agencia rusa Interfax.

El jefe de la CEC añadió que "ya se puede afirmar con toda certeza que no habrá segunda vuelta", toda vez que dichos resultados corresponden al escrutinio de más del 90 por ciento de los sufragios emitidos.

Según datos oficiales, con el 95 por ciento de los votos escrutados, Atambáyev obtenía el 62,95 por ciento, muy por delante de su principales rivales, Adaján Madumárov (14,92 %) y de Kamchibek Tashíyev (14,42 %).

Los otros trece candidatos no consiguieron siquiera alcanzar el 1 por ciento, en unas elecciones cuya transparencia ha sido cuestionada con dureza por la oposición.

"No reconocemos la victoria de Almazbek Atambáyev en la primera vuelta. Según nuestros datos, debe celebrarse una segunda ronda", subrayó Nurgazí Anarkulov, jefe de prensa de la campaña de Tashíyev.

Los opositores han denunciado irregularidades masivas durante la jornada de votación.

"Demandamos la destitución de los miembros de la CEC por la deficiente organización de las elecciones", declaró ayer el candidato presidencial opositor Kubatbek Baibólov, quien responsabilizó directamente a Atambáyev de las irregularidades.

Según la Constitución aprobada en referéndum el 27 de junio de 2010, Kirguizistán es una república parlamentaria y el jefe del Estado se elige por un período de seis años y no puede ser reelegido.