Una corte federal de apelaciones concedió el lunes una victoria parcial a un agente que fue condenado a prisión después de que se le acusara de traer ilegalmente a cinco beisbolistas cubanos a la Florida.

La Corte de Apelaciones federal del 11mo Circuito revirtió la sentencia impuesta a Gustavo "Gus" Domínguez por los cargos de transportar y alojar a inmigrantes que no tenían permiso para estar en el país.

Sin embargo, en su fallo, el panel de tres jueces dejó en pie la sentencia de culpabilidad que recibió Domínguez por cargos de contrabando.

Domínguez fue sentenciado a cinco años de cárcel cuando se le declaró culpable en abril de 2007 de pagar para que los jugadores fuera traídos de contrabando en bote desde Cuba en 2004.

Domínguez recibió en enero la libertad anticipada en tanto que su abogado, Ben Kuehne, dijo el lunes que su cliente estaba emocionado con la decisión de la corte aun cuando ya no estaba en prisión.

"Más vale justicia tarde que nunca", afirmó el abogado.

Domínguez adquirió fama en el mundo deportivo porque negoció el contrato de René Arocha, el primer jugador cubano que desertó hacia Estados Unidos.

Aprovechó ese acontecimiento como plataforma para establecer en Los Angeles una empresa que representaba a más de 100 deportistas, entre ellos varios beisbolistas desertores cubanos.

Pero también se hizo famoso con un proceso que asustó a otros agentes que habían representado a jugadores cubanos y temían ser blanco de una investigación federal.

Durante el juicio, la defensa intentó presentar a Domínguez como un hombre dedicado a ayudar a los jugadores cubanos que vivían oprimidos.

Los abogados dijeron entonces que Domínguez tenía una casa en California en la que permitió que se quedaran los jugadores, les enseñó a utilizar una cuenta bancaria y los presentó a buscadores de talentos de las Grandes Ligas.

Sin embargo, a decir de los fiscales, Domínguez, en su intento de lucro, violó la ley federal de inmigración y puso en peligro la vida de los deportistas cuando participó en la organización de dos viajes para traerlos de Cuba e internarlos de contrabando en 2004 en Miami.

Los fiscales también afirmaron que el procesado infringió la ley federal de inmigración cuando alojó a los jugadores cubanos en Los Angeles mientras éstos esperaban para presentar su solicitud de asilo.

En su fallo, la corte del 11mo circuito concluyó que no había pruebas suficientes para sustentar la declaración de culpabilidad que le fue impuesta al agente deportivo por los cargos de transportar y alojar a inmigrantes extranjeros que no tenían permiso para estar en el país.

Según la decisión, lo anterior se debió en parte a que no había indicios de que los cubanos, a su llegada a California, hubieran intentado evitar de manera activa a los funcionarios de inmigración.

Sin embargo, el panel no desechó los otros puntos por los cuales Domínguez fue declarado culpable.

El panel concluyó que sí había evidencia amplia de que Domínguez "sabía o hizo caso omiso en forma flagrante" del hecho de que los cubanos carecían de permiso para ingresar en Estados Unidos.

___

Greg Bluestein está en Twitter: http://www.twitter.com/bluestein