Una inusual tormenta de nieve azotó la región central de la costa del Atlántico de Estados Unidos hasta Nueva Inglaterra, derribó ramas y dejó sin electricidad a más de dos millones de personas y negocios.

Al menos tres personas murieron a consecuencia de la nevada.

Las comunidades tierra adentro fueron las más golpeadas, con el este de Pensilvania como el blanco principal. West Milford, en Nueva Jersey, a más de 70 kilómetros (45 millas) al noroeste de la ciudad de Nueva York, había recibido casi 40 centímetros (15,5 pulgadas) de nieve el sábado por la noche, mientras que Plainfield, Massachusetts, ya tenía más de 35 centímetros (más de 14 pulgadas).

El Central Park de Nueva York rompió récord, tanto por la fecha y por ser el mes de octubre, con 3,30 centímetros (1,3 pulgadas) de nieve.

Más de 2,3 millones de usuarios se quedaron sin energía eléctrica desde Maryland hasta Massachusetts, y las compañías eléctricas traían equipos de trabajo de otros estados para ayudar a restaurar el servicio. Más de medio millón de residentes de Nueva Jersey, Pensilvania y Connecticut sufrieron apagones, incluyendo el gobernador de Nueva Jersey Chris Christie.

El sábado por la noche la tormenta había dejado la mayor parte de Pensilvania y se dirigía al noreste.

Por toda la región, los funcionarios han advertido que la tormenta, por haber llegado en fecha temprana, podría generar condiciones peligrosas cuando el clima se vuelva más templado en la semana. Nueva Jersey, Connecticut y Massachusetts declararon estado de emergencia, y el gobernador de Nueva York Andrew Cuomo declaró estado de emergencia en 13 condados.

Se espera que la tormenta aumente en intensidad a medida que se desplaza hacia el norte. La mayor precipitación fue pronosticada para el domingo en Massachusetts Berkshires, las colinas Litchfield en el noroeste de Connecticut, el suroeste de Nueva Hampshire y la zona sur de las montañas Green. Se esperan vientos de hasta 88 kilómetros (55 millas) por hora, especialmente en las zonas costeras.

Algunos dijeron que a pesar de saber que nevaría la intensidad los sorprendió.

"Esto es absolutamente mucho más de lo que esperaba ver hoy. No puedo creer que sea Halloween y ya esté nevando", dijo Carole Shepherd de Washington Township, en Nueva Jersey, luego de quitar la nieve de la entrada de su casa con una pala.

La tormenta interrumpió los viajes en la costa este. El aeropuerto internacional de Filaadelfia, el de Newark Liberty y el John F. Kennedy padecieron retrasos el sábado.

El sistema de ferrocarriles Amtrak suspendió su servicio entre Filadelfia y Harrisburg, Pensilvania, y los trenes suburbanos en Connecticut y Nueva York estaban retrasados o suspendidos debido a árboles caídos o problemas de señalización.

Se le pidió a los residentes que evitaran viajar. Los límites de velocidad en puentes entre Nueva Jersey y Pensilvania fueron reducidos.

Algunas carreteras fueron cerradas por accidentes o árboles y líneas de electricidad caídas. Se esperan más cierres, dijo Sean Brown, portavoz del Departamento de transporte de Pensilvania.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino