Las autoridades ingresaron el sábado a un campamento de seguidores del movimiento Ocupemos Wall Street en Denver y comenzaron a arrestar manifestantes horas después de que un forcejeo afuera del Capitolio de Colorado se convirtiera en una escaramuza que obligó a la policía a utilizar la fuerza, incluyendo gas pimienta y bala de goma, según reportes.

Los oficiales se dirigieron al parque del centro de la ciudad donde los manifestantes habían instalado casas de campaña, tomando medidas enérgicas contra los manifestantes que ignoraron las constantes órdenes para abandonar el área. Entre 10 y 20 casas de campaña habían sido colocadas después de que la policía derribó dos de ellas horas antes, de acuerdo con el diario The Denver Post.

El vocero de la policía en Denver, Matt Murray, informó que 15 personas fueron arrestadas.

El operativo dio continuidad a un tenso enfrentamiento por la tarde entre manifestantes y autoridades cerca del Capitolio que aumentó de tono luego que cerca de 2.000 personas marcharon hacia el recinto legislativo y un pequeño grupo de activistas trató de subir las escaleras.

Unos ocho oficiales forcejearon con un grupo de manifestantes y la policía confirmó que utilizaron gas lacrimógeno y bolas de gas pimienta para dispersar a la multitud. Un manifestante dijo al diario que en cierto momento la policía utilizó balas de goma.

Murray dijo que los manifestantes patearon a un policía y derribaron a otro de su motocicleta. Agregó que cinco manifestantes fueron arrestados, entre ellos dos por agresión y uno por desobediencia.

Agregó que algunos manifestantes recibieron atención médica en el lugar, pero nadie fue llevado al hospital. No hubo reportes de oficiales heridos.

____

Información de: The Denver Post http://www.denverpost.com