La Policía de Oregón detuvo el domingo en la mañana a unos 30 manifestantes anti Wall Street en un sector pudiente de la ciudad luego que se rehusaron abandonar un parque.

Los agentes incluso se llevaron a rastras a algunos hasta unas camionetas.

Los arrestos siguieron a una marcha que habían hecho los manifestantes del movimiento Ocupemos Portland hasta el acaudalado distrito Pearl y varios de ellos dijeron que consideraban a lo residentes del sector parte de la demografía rica contra la que protestan.

Decenas de inconformes se reunieron el sábado por la noche en el parque Jamison, en desafío a un toque de queda de medianoche y a la orden de que desalojaran el lugar.

La mayoría de los manifestantes se retiró del lugar a la llegada de la Policía alrededor de las dos de la mañana, pero un grupo de entre 27 y 30 se sentaron haciendo un círculo y aguardaron a ser arrestados.

Un fotógrafo de The Associated Press dijo que el grueso de los manifestantes aflojó las piernas y el cuerpo, debido a lo cual la Policía tuvo que cargarlos o arrastrarlos para llevárselos. No hubo actos de violencia durante las detenciones efectuadas en unos 90 minutos.

La mayoría de los manifestantes eran veinteañeros o treintañeros y muchos llevaban la cara pintada como si fuera noche de Halloween (Día de las Brujas). Los agentes los esposaron y se los llevaron en camionetas policiales.

"Somos el 99%", continuaba gritando uno de los arrestados. Decenas de manifestantes permanecieron en las orillas del parque gritando "solidaridad" y otras frases en apoyo a sus colegas.

Una multitud de simpatizantes de los inconformes se disolvió alrededor de las 3.30 cuando se efectuaron los últimos arrestos.

La Policía dijo que detuvo a más de 25 personas por cargos que incluyen allanamiento, obstrucción de la acción policial y alteración del orden público.

Los arrestos ocurrieron en la oscuridad, en medio de edificios altos de condominios en el centro del distrito Pearl, mientras numerosos residentes que veían desde sus balcones los acontecimientos.

Durante una reunión previa en la noche, unos 30 inconformes de Ocupemos Portland decidieron que infringirían intencionalmente el toque de queda y afrontarían el arresto.