José Juan Barea anotó el domingo la canasta del triunfo con 1.5 segundos en el reloj y Puerto Rico logró la medalla de oro del básquetbol de hombres de los Juegos Panamericanos al doblegar 74-72 a México en un dramático encuentro.

Barea, de los Mavericks de Dallas, anotó 18 puntos y repartió ocho asistencias y Renaldo Balkman tuvo una sobresaliente actuación con 28 puntos y 12 rebotes por Puerto Rico, que ganó su sexta medalla de oro en Guadalajara 2011.

"Estaba cansado para ir al tiempo extra, giré a la izquierda y gracias a Dios la bola entró", dijo Barea, quien en un lapso de un año ya fue campeón de los Juegos Centroamericanos, la NBA y los Panamericanos.

"Tremendo", afirmó el base. "Un año espectacular, más por llevar esta alegría a Puerto Rico nuevamente".

Los boricuas, que se habían quedado con la plata hace cuatro años en Río de Janeiro 2007, ganaron su primer oro en básquetbol continental desde La Habana 1991, cuando también derrotaron a los mexicanos.

"Salimos en una misión el día de hoy, les dije que iba a ser duro porque estábamos en México, salimos fuertes como 12 hermanos puertorriqueños", dijo Balkman, quien juega para los Knicks de Nueva York. "Esta victoria significa mucho para mí, porque he pasado muchas cosas en mi vida y es mi primera medalla de oro en mi vida, nunca olvidaré este día".

México se llevó la plata con 18 unidades de Jovan Harris y 14 de Paul Stoll.

"Jugamos bien, pero Barea nos mató", dijo Harris, quien tuvo un último disparo para ganar el partido. "Sentí que la pelota estuvo mucho tiempo en el aire y no cayó, yo quería oro y la plata tiene sabor agridulce, pero ya tendremos oportunidad".

El triunfo de Puerto Rico tiene mérito extra porque lo logró pese a la ausencia de su estelar armador Carlos Arroyo, de los Celtics de Boston, quien nunca se recuperó de una lesión en la pierna derecha. Además, los boricuas tampoco pudieron utilizar desde semifinales a otro base, Filiberto Rivera, quien se fracturó la nariz en la fase preliminar.

"Eso habla del hambre de estos jugadores, de la concentración que tuvieron. Eramos dos jugadores menos, en una cancha visitante, estoy feliz", dijo el entrenador de Puerto Rico, Flor Meléndez. "Es mi primera medalla de oro como entrenador y está en un sitio bien arriba, está en una pared aparte".

México, a pesar de la derrota, igualó su mejor actuación histórica en justas continentales, donde además sólo tiene otra medalla de bronce que logró en Caracas 1983.

"Hay que hacer una reflexión: Puerto Rico, Brasil, Argentina tienen un plan a largo plaza y nosotros a 20 días", dijo el recién designado entrenador de México, el español Sergio Valdeomillos. "Queríamos medalla de oro, pero creo en el trabajo y hay que reconocer a los que hacen las cosas bien y México no las ha hecho bien".

El período final estuvo lleno de drama, con ambos equipos tomando delanteras cortas y la pizarra igualada en cuatro ocasiones. La última fue cuando Harris anotó un par de tiros libres que pusieron las cosas 72-72 con 19.1 segundos.

Fue entonces cuando Barea tomó la pelota y, sobre la marca del defensor mexicano Pedro Meza, metió un tiro de dos puntos que fue el definitivo.

Harris todavía intentó un triple sin éxito cuando sonaba la chicharra.

"Lo que da rabia es que a pesar de todo, de que cometimos errores, tuvimos la última bola para ganar o empatar el partido", dijo Valdeomillos.