Ciertas cosas no cambian en los Juegos Panamericanos.

Al concluir la justa en Guadalajara, Estados Unidos conservó su dominio histórico en la tabla general de medallas, Cuba desafió los pronósticos de su debacle para mantener el segundo puesto y Brasil confirmó que es la principal potencia en ascenso en el continente americano.

La 16ta edición de los Panamericanos concluyó el domingo con las tres últimas medallas de oro, en un ambiente general de fiesta, sin problemas de seguridad — una de las preocupaciones de los organizadores — y con sólo un caso de dopaje durante las competencias.

Estados Unidos, aún sin sus principales figuras, acumuló 92 medallas de oro, 79 de plata y 65 de bronce, para un total de 236 que fue de apenas una menos que en Río de Janeiro 2007.

"Pudimos aportar al total de medallas de oro", expresó Kelley Hurley, quien junto con su hermana Courtney formó parte del equipo campeón en espada y que también conquistó el oro en espada individual, ambos en la esgrima, que le otorgó 11 títulos a los estadounidenses.

Cuba, gracias a su dominio abrumador en el boxeo y el atletismo, se despidió con 58 doradas, 35 de plata y 43 de bronce (136), apenas un título menos que hace cuatro años. Brasil se quedó a cuatro oros de su mejor cosecha, lograda en Río, aunque en esa ocasión participó en todas las disciplinas como anfitrión.

México aprovechó a la perfección la localía para conquistar 42 oros, superando por mucho su mejor actuación previa de 23, que logró en Mar del Plata 1995.

Colombia también tuvo un desempeño notable con 24 títulos, 10 más que en Río; mientras que países como Guatemala (siete oros) y Puerto Rico (seis) superaron con creces las expectativas y marcaron hitos en sus historias panamericanas.

"Tenemos una motivación muy grande por coger ese segundo lugar, cueste lo que cueste", comentó el cubano Dayron Robles, campeón de los 110 metros con vallas.

A pesar de la preocupación generalizada por la narcoviolencia en México, los Panamericanos transcurrieron sin incidentes y en un clima general de armonía. La seguridad fue omnipresente y no se reportaron incidentes con atletas ni fanáticos.

La Organización Deportiva Panamericana (ODEPA) confirmó el domingo que de 1.050 controles de dopaje que se realizaron en las competencias, sólo hubo un caso positivo, el del canadiense Aaron Rathy, competidor de esquí acuático.

Estados Unidos acaparó la natación con 18 de las 32 preseas doradas que se repartieron. Brasil conquistó 10, encabezado por las seis de Thiago Pereira: y Venezuela, Chile, Canadá e Islas Caimán embolsaron una cada uno.

Pereira se convirtió en el atleta brasileño más laureado en los Panamericanos con 12 oros, al igualar la cosecha que consiguió en 2007.

El nadador brasileño fue una de las figuras individuales en Guadalajara junto con Paola Espinosa, la notable clavadista mexicana que con sus tres medallas de oro ayudó a la delegación anfitriona a barrer con las ocho competencias de clavados.

México también festejó a lo grande con su título en el fútbol de hombres, en el que venció 1-0 a Argentina en la final.

El dominio de Cuba en el atletismo y el boxeo fue apabullante.

Los atletas de la isla caribeña ganaron 18 de las 47 finales, entre ellas los 110 metros con vallas que conquistó Robles con un récord panamericano.

Brasil fue segundo con 10 oros, incluyendo el pleno en el maratón que firmó el domingo Solonei Silva en la rama masculina; Estados Unidos y México ganaron cuatro cada uno; Colombia tres; Venezuela y Guatemala dos; y Jamaica, Canadá, Bahamas y Costa Rica uno cada uno.

Mención aparte merece el caso de Guatemala, que barrió las dos marchas, ganó otros dos oros en el tiro, y cosechó siete medallas de oro.

Puerto Rico también festejó a lo grande con sus triunfos en el básquetbol femenino y masculino, en este último caso al vencer 74-72 a México en la final del domingo.

El boxeo mantuvo el mismo son de siempre: Cuba metió púgiles en nueve de las 10 finales de la división masculina, y ganó en ocho. Además, por primera vez se disputó el boxeo de mujeres, en el que Canadá ganó dos oros y Puerto Rico se llevó el otro.

"Es muy importante que hemos retomado la potencialidad en América", señaló el entrenador del equipo cubano de boxeo, Rolando Acebal.

El voleibol se pintó de "verdeamarelo" y tanto en mujeres como hombres la victoria final fue contra Cuba.

Algunas potencias fueron víctimas de sorpresivas derrotas: las Leonas argentinas, hasta Guadalajara invictas en Panamericanos, perdieron la final ante Estados Unidos; las cabezas de serie del tenis se despidieron en las primeras de cambio; y Brasil ni siquiera avanzó a las rondas decisivas en el fútbol masculino.

Los Panamericanos regresan en 2015 en Toronto.