El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, se solidarizó hoy con exgobernante brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, a quien se le detectó este sábado un cáncer de laringe que empezará a ser tratado con quimioterapia el próximo lunes.

"Nuestro aprecio, nuestro respeto, nuestra solidaridad al expresidente de Brasil, Lula", dijo Ortega, tras participar en un acto oficial en la Casa de los Pueblos, en Managua.

El mandatario nicaragüense extendió esa solidaridad a la familia de Lula, al Partido de los Trabajadores y al pueblo brasileño.

"Estamos seguros, tal y como lo indican los partes médicos acerca del problema de cáncer que le afecta en la garganta, de que éste logrará ser superado", confió el líder sandinista, quien deseó suerte al exgobernante brasileño.

Lula, quien llegó al hospital con un fuerte dolor de garganta que se le había agravado desde el pasado lunes, fue sometido durante el día a diversos exámenes que comprobaron la existencia de un tumor de unos tres centímetros en su laringe, según explicaron los galenos.

La confirmación del cáncer fue comunicada por el centro médico, mediante un boletín autorizado por el propio Lula, quien, según dijeron algunos de sus amigos a la prensa, quiere que el asunto sea tratado "con la mayor transparencia".

Según el comunicado del Hospital Sirio Libanés, el expresidente, que regresó a su domicilio al caer la noche, será sometido a un tratamiento de quimioterapia que incluirá varias sesiones durante unos tres meses y comenzará el lunes próximo.