Los jugadores de los Vigilantes de Texas regresaron al vestuario del "Rangers Ballpark" para recoger sus propiedades después que la noche anterior habían perdido el séptimo y decisivo partido de la Serie Mundial con el convencimiento que van a tener una tercera oportunidad de lograr el título.

Sin fiesta en las calles de Arlington y Dallas, los jugadores comenzaron sus merecidas vacaciones con la frustración de haberse quedado por segunda temporada consecutiva a las puertas del primer título de la Serie Mundial y esta vez a tan sólo un "out" por dos veces en el sexto partido.

El gerente general de los Vigilantes, Jon Daniels, fue el primero en recordar que el año pasado cuando perdieron la Serie Mundial contra los Gigantes de San Francisco (4-1) todo el mundo pensó que el equipo no iba a tener la capacidad de reacción.

Sucedió todo lo contrario y después de haber estado 50 años sin llegar a la Serie Mundial lo hizo por segunda vez consecutiva y estuvo por dos veces a un "strike" para lograr el título.

"Este equipo es increíblemente sólido y muy fuerte mentalmente", declaró Daniels. " La gente nos preguntaba si este año en los entrenamientos de primavera iba a haber una resaca por la Serie Mundial, y obviamente no la hubo ni tampoco se va a dar ahora".

Daniels recordó que el proyecto de los Vigilantes no es a uno o dos años sino que esta establecido para que dure mucho tiempo y con esa filosofía trabajan.

"Nuestra mentalidad nunca fue para un período de uno o dos años. Se trataba de construir algo que dure mucho tiempo. No se puede predecir el futuro, pero sé que vamos a hacer todo lo que podamos para volver", subrayó Daniels.

A pesar de haber perdido al estelar zurdo Cliff Lee como agente libre, los Vigilantes establecieron un récord de franquicia con 96 victorias y ganaron su segundo campeonato consecutivo de la Liga Americana, sólo para terminar en el bando perdedor de nuevo, pero siempre hay un próximo año.

Después de estar tan cerca de ganar su primer campeonato, los Vigilantes podrán contar con todos sus jugadores claves para la próxima temporada e intentar la coronación por tercera vez consecutiva y la buena, aunque los peloteros reconocen que tendrán que asimilar antes lo que sucedió contra los Cardenales.

"No hay mucho que evaluar", declaró el veterano Michael Young, el jugador con más tiempo en el equipo y líder de imparables después de 11 temporadas. "Estuvimos muy cerca, simplemente no pudimos conseguir el último out. Esto va a ser algo que nos va a seguir un ratito".

Los Vigilantes estuvieron dos veces a un strike de ganar la Serie Mundial en el sexto juego en San Luis, y terminaron perdiendo ese partido en 11 entradas.

Después ganaban 2-0 la noche del viernes nada más iniciar el séptimo partido y al final fueron derrotados 6-2 en la primera ocasión en más de dos meses que perdían dos juegos consecutivos.

"Apreciamos lo conseguido y estamos muy contentos y bendecidos con las cosas que sucedieron, pero al mismo tiempo es una decepción para nosotros", admitió el zurdo Derek Holland, de 25 años, que se quedó a sólo dos "outs" de haber lanzado partido completo sin permitir anotación. "Debemos aprovechar lo bueno que hicimos y esforzarnos más la próxima temporada".

Los Vigilantes no van a tener problemas con la plantilla para la próxima temporada ya que sólo el lanzador zurdo C.J. Wilson, que se convirtió en el abridor número uno tras la salida de Lee, es el único agente libre importante del equipo.

Mientras que los Vigilantes tienen una opción del equipo para el 2012 por el abridor derecho Colby Lewis (14-10). Todos los otros abridores y los jugadores de la alineación titular están ya bajo contrato, incluido el dominicano Adrián Beltré, Ian Kinsler, Josh Hamilton y Young para la próxima temporada.

El receptor Mike Napoli, el más destacado en la Serie Mundial, tiene la opción de un arbitraje salarial, así como el relevista Mike Adams, el campocorto venezolano Elvis Andrus y el Jugador Más Valioso (MVP) de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, el dominicano Nelson Cruz, pero los derechos son del equipo y su continuidad está garantizada.