Una nota editorial publicada hoy por la agencia oficial de noticias Xinhua señala que China no puede ser el salvador de la crisis de deuda europea que vive la Unión Europea (UE), un día después de que el presidente del fondo de rescate europeo visitara Pekín para recabar su apoyo.

"En medio de esta crisis sin precedentes en Europa, China no puede adoptar ni el papel de salvador de los europeos, ni facilitar una cura para la enfermedad europea", señala la agencia estatal, considerado el órgano portavoz del Partido-Estado.

Son los países europeos, prosigue la editorial, "los que deben solucionar sus propios problemas", aunque China puede "ayudar como un país amigo, dentro de sus capacidades", como ha hecho en los últimos meses al adquirir deuda de países como Grecia, España, Portugal o Hungría.

China, poseedora de la mayor reserva de divisas del mundo, valorada en 2,3 billones de euros (3,2 billones de dólares), y el resto de economías emergentes BRICS (Brasil, Rusia, India y Sudáfrica) están en el punto de mira de Bruselas desde que el miércoles la UE acordara ampliar el fondo de rescate hasta un billón de euros.

Por ese motivo, China ha sido el primer destino del viaje del presidente del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF), el alemán Klaus Regling, que el viernes se entrevistó con altos cargos en Pekín con el fin de convencerlos de la viabilidad de sus bonos.

A pesar de que China es un "fiel y buen" comprador de estos bonos, financiados en un 40 por ciento por compradores asiáticos, el viceministro de Finanzas Zhu Guangyao señaló el viernes con motivo de la visita de Regling que esperaban más claridad.

"China ya ha invertido en el fondo, y las contribuciones adicionales están bajo discusión. Llevará más tiempo el realizar nuestros estudios antes de tomar una decisión de inversión", señaló Zhu en rueda de prensa.

El primer ministro chino, Wen Jiabao, condicionó en las últimas semanas la ampliación de la compra china de deuda europea a que Bruselas reconozca a Pekín como "economía de mercado", lo que reduciría los conflictos por competencia desleal contra el país asiático.

Xinhua critica en su editorial que Europa esté hablando de estas condiciones: "Algunos occidentales no entienden bien las buenas intenciones de China, y aseguran que la segunda economía mundial se aprovechará de la crisis europea para sus propios intereses".

En realidad, prosigue, "una Europa próspera y estable es importante para la estabilidad y desarrollo de China, ya que la UE es el principal socio comercial chino".

Por lo tanto, "China no actuará como un espectador. En su lugar, como un verdadero amigo y socio de Europa, está deseando echar una mano y está feliz de ver una rápida recuperación de la economía europea".

En esta situación, la cumbre del G20 que se celebra los próximos jueves y viernes en la ciudad francesa de Cannes ha despertado grandes expectativas para recuperar la confianza en la zona Euro.

El presidente chino, Hu Jintao, partió hoy con destino a Europa para participar en la cumbre, donde algunos observadores esperan que el líder chino defina la ampliación de su apoyo a la compra de bonos, aunque el viceministro Zhu advirtió de que no hablarán en el G20 de ese asunto.