Mike Magee ha jugado todas las posiciones para Los Angeles esta temporada, desde defensa, mediocampista, delantero y hasta portero en un partido en junio.

El domingo fue su gol el que le dio al Galaxy la ventaja ante Nueva York en el partido de ida por las semifinales en la Conferencia del Oeste en la MLS.

Magee capitalizó el domingo un largo centro de David Beckham para anotar a los 15 minutos el gol de la victoria 1-0 sobre los Red Bulls de Nueva York.

Ahora, el Galaxy regresa a casa con la tranquilidad de que sólo necesita empatar, o ganar, el jueves para avanzar a la final de conferencia. La serie de ida y vuelta se define por marcador global.

Josh Saunders llegó a 19 partidos con el arco invicto en la temporada con el Galaxy, que por primera vez en el 2011 derrotó a los Red Bulls, después de empatar 1-1 en mayo y perder 2-1 a principios de mes en Nueva Jersey.

Magee superó a la defensa en el pase de Beckham de 45 metros. Mientras la mayoría de los jugadores de Nueva York pensaron que había fuera de lugar, Magee disparó y batió al portero Frank Rost.

"Fue un pase perfecto", dijo Magee. "Estaba completamente seguro que no era fuera de lugar, además no lo marcaron, entonces no hubo. Estaba feliz de haber recibido el pase".

Al final del partido, Landon Donovan, del Galaxy, al parecer le dijo algo al defensor mexicano de Nueva York Rafael Márquez, quien tomó el balón y se lo arrojó a Donovan. Y se armó una gresca. Juninho, del Galaxy, golpeó a Stephen Keel, de los Red Bulls. El árbitro Alex Prus aplicó tarjetas rojas después del partido tanto para Márquez como Juninho, que no podrán jugar el partido de vuelta el jueves.