El papa Benedicto XVI expresó hoy su cercanía con las víctimas de las inundaciones en Tailandia, que han causado 381 muertos, y del temporal que ha azotado el norte de Italia, que, por el momento, deja 9 fallecidos y 4 desaparecidos.

Durante el rezo del Ángelus dominical desde la plaza de San Pedro del Vaticano, el papa quiso además expresar su esperanza en que los maestros cristianos puedan testimoniar con sus obras lo que predican con sus palabras.

"Queridos hermanos y hermanas, querría expresar mi cercanía a las poblaciones de Tailandia afectadas por las graves inundaciones, así como, en Italia, a las de Liguria y Toscana, recientemente damnificadas por las consecuencias de fuertes lluvias. Aseguro para ellos mi rezo", comentó Benedicto XVI.

El pontífice, que retomó las palabras de Jesucristo a los escribas y fariseos con una conducta distinta a las enseñanzas que proponían, abordó este domingo el papel de los teólogos, pastores, catequistas y, en general, de todos los enseñantes cristianos.

"Invocamos la intercesión de María santísima y rezamos, en particular, por quienes en la comunidad cristiana son llamados al ministerio de la enseñanza, para que pueden siempre testimoniar con sus obras las verdades que transmiten con la palabra", afirmó el papa.

"Jesús condena firmemente también la vanagloria y observa que obrar 'para ser admirados por la gente' pone a merced de la aprobación humana los valores que fundan la autenticidad de la persona", agregó.

Ya en castellano, Benedicto XVI se dirigió a los peregrinos de lengua española que se desplazaron hasta la Ciudad del Vaticano, en particular los fieles de la parroquia de Santa María Magdalena, de La Nou de Gaià (Tarragona, España).

"En el Evangelio de este domingo, el Señor nos exhorta a comportarnos siempre con rectitud de espíritu, entregarnos de corazón al servicio de nuestros hermanos como verdaderos hijos de Dios. Pidamos a la virgen María, nuestra madre celestial, que interceda por nosotros para que, cada vez más unidos interiormente a Cristo, sepamos dar un testimonio eficaz de su amor", dijo el papa.

En lengua portuguesa, el obispo de Roma saludó a los fieles de la parroquia se Sao Cristovao de la diócesis de Sao Joao da Boa Vista (Sao Paulo, Brasil) llegados este domingo hasta una muy concurrida y soleada plaza de San Pedro.

"Que esta visita a Roma pueda confirmar vuestra fe, como los apóstoles Pedro y Pablo, en la buena nueva de Jesucristo", dijo Benedicto XVI a los fieles brasileños.