Los congresistas Darrell Issa y Elijah Cummings dijeron que el sindicato de jugadores de la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) sólo quiere retrasar sin justificación el comienzo de las pruebas para detectar la hormona del crecimiento humano.

"Todo indica que el sindicato de jugadores está impidiendo el avance para no cumplir el contrato colectivo", escribieron el republicano de California Issa, y el demócrata de Maryland Cummings en una carta enviada al sindicato y a la liga.

En el comunicado, indican: "no hemos recibido una justificación adecuada para no permitir la reunión de pruebas de sangre".

Ambos congresistas indicaron que hay un acuerdo para comenzar a recolectar muestras para las pruebas, pero el sindicato no reconoció dicho acuerdo y ha dicho a la NFL que deberá esperar.

En su carta, dijeron que se sienten decepcionados porque el acuerdo no avanza y agregan que "cada semana de fútbol americano sin pruebas pone en peligro a los jugadores limpios y envía el mensaje a los jóvenes atletas de que la hormona de crecimiento humano es tolerada en el más alto nivel del juego".

En ese mismo sentido se pronunció la NFL a través de un texto que dio a conocer su portavoz, Brian McCarthy. Subrayó que la liga comparte la decepción de los legisladores.

Pero el sindicato respondió: "los jugadores hemos dicho que nuestra única prioridad es tener un procedimiento de pruebas justo".

El sindicato no ha hecho aportaciones ni denuncias a favor o en contra del sistema que se quiere incorporar.

El más reciente contrato colectivo entre la NFL y el sindicato incluye una provisión para comenzar a hacer pruebas de hormona de crecimiento humano, que dependía de que el sindicato estuviera de acuerdo con los métodos de pruebas.

Ahora el sindicato ha pedido más información científica para probar que la prueba más popular es confiable, algo que es considerado tanto por los congresistas como por la propia liga como una manera de dar largas al inicio de las pruebas ante la falta de compromiso e interés que se hagan.