Un prominente físico que era un conocido escéptico de la teoría del calentamiento global pasó dos años tratando de demostrar que los expertos climáticos estaban equivocados, pero al final concluyó que tenían razón: Las temperaturas en el planeta están elevándose rápidamente.

Richard Muller realizó un estudio de las temperaturas de la superficie mundial, financiado en parte por una fundación vinculada con personas que niegan el calentamiento global. Muller se apoyó en teorías de los escépticos a la hora de analizar los datos. Aún así, concluyó que la tierra es 0,89 grados centígrados (1,6 grados Fahrenheit) más caliente que en la década de 1950.

Muller dijo que en su estudio se remontó aún más atrás, al grado de analizar datos tomados por Benjamin Franklin y Thomas Jefferson. Sus conclusiones finales, que serán presentadas el lunes en una conferencia, son similares a las expresadas desde hace decenios por los científicos expertos en clima.

Las cifras de Muller, quien trabaja en la Universidad de California en Berkeley y en el Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, coinciden con los de la Administración Nacional del Océano y la Atmósfera (NOAA) y la NASA.

Pero lo que llama la atención de todos, desde columnistas hasta el programa de sátiras políticas "The Daily Show", es la fuente del dinero detrás del estudio.

Una cuarta parte de los 600.000 dólares del estudio provinieron de la Fundación Charles Koch Foundation, cuyo fundador es un importante patrocinador de grupos de escépticos y del movimiento ultraconservador Tea Party. Los hermanos Charles y David Koch son dueños de una enorme compañía involucrada en las industriasdel petróleo y otras ramas, que generan cantidades considerables de gases de invernadero.

El equipo de Muller examinó cuidadosamente dos críticas esenciales de los escépticos. Una es que las estaciones meteorológicas son poco confiables. La otra es que las ciudades, que crean "islas de calor", estaban distorsionando el análisis de las temperaturas.

"Los escépticos plantearon puntos de vista válidos y todo el mundo debería haber sido escéptico hace dos años", dijo Mulkker en una entrevista telefónica. "Ahora tenemos confianza en que los aumentos de temperaturas que se habían reportado previamente fueron registrados sin distorsiones".

Muller dijo que comenzó el estudio "con el escepticismo apropiado", algo que, agregó, "los científicos deben tener siempre.

"Me preocupaba el hecho de que no había suficiente escepticismo" antes, añadió.

Muller escribió recientemente en las páginas editoriales de The Wall Street Journal, un lugar favorito de los escépticos, que ahora no existe razón para seguir sospechando sobre los estudios que reportan un incremento de las temperaturas.

Muller no aludió en sus estudios con las causas del calentamiento global. La inmensa mayoría de los científicos dicen que se debe a la actividad humana, por el uso de combustibles fósiles como petróleo y carbón.

Su estudio tampoco analizó el calentamiento oceánico, el calentamiento futuro ni la magnitud de la amenaza que pudiera representar el fenómeno para la humanidad.

Aún así, Muller dijo que tiene sentido reducir las emisiones de dióxido de carbono creadas por combustibles fósiles.

"Los gases de efecto invernadero pudieran tener un impacto desastroso en el mundo", dijo. Aún así, afirmó que la amenaza no está tan demostrada como lo afirma el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, ganador del Premio Nobel de Paz.

Muller tiene previsto presentar sus resultados el lunes durante una conferencia en Santa Fe, Nuevo México, a la que se espera asistan muchos escépticos prominentes y científicos de la corriente dominante.

___

En internet:

The Berkeley Earth Surface Temperature: http://www.berkeleyearth.org/index.php

Conferencia del clima en Santa Fe: http://bit.ly/rQknVi