Una diminuta caja exquisitamente labrada que fue hallada durante excavaciones en una calle en Jerusalén es un objeto de la fe cristiana de hace 1.400 años, dijeron arqueólogos israelíes el domingo.

Labrada en hueso de vaca, caballo o camello, la caja está decorada con una cruz en la tapa y mide apenas 2 x 1,5 centímetros (0,8 x 0,6 pulgadas). Fue llevada muy probablemente por un creyente cristiano alrededor del siglo VI, dijo Yana Tchekhanovets, de la Autoridad de Antigüedades de Israel.

Cuando se levanta la tapa, aún se pueden ver los restos de dos retratos en pintura y pan de oro. Las figuras, un hombre y una mujer, son probablemente santos cristianos o posiblemente Jesús y la Virgen María.

La caja fue descubierta en una excavación en las afueras de los muros de la Ciudad Vieja de Jerusalén en los restos de una vía bizantina, dijo. Hallada hace dos años, fue tratada por expertos en preservación y estudiada exhaustivamente antes de ser dada a conocer en una conferencia arqueológica la semana pasada.

Es importante en parte porque ofrece la primera evidencia arqueológica de que el uso de iconos en el período bizantino no se limitaba a las ceremonias de la iglesia, dijo Tchekhanovets.

Parte de una caja similar fue hallada hace tres décadas en Jordania, pero éste es el único ejemplo bien preservado encontrado hasta ahora, añadió. Iconos similares son llevados aún por algunos creyentes cristianos, especialmente de las iglesia ortodoxas orientales.

La reliquia fue hallada en una excavación en la Ciudad de David, un sitio en Jerusalén que lleva el nombre del rey bíblico que se piensa gobernó el reino judío.

La excavación está en lo que es hoy el barrio palestino de Silwan, justo afuera de la Ciudad Vieja en el este de Jerusalén, la sección de la ciudad capturada por Israel en la guerra de 1967 y que los palestinos reclaman como capital de un futuro Estado.

Síguenos en twitter.com/foxnewslatino
Agréganos en facebook.com/foxnewslatino