El presidente de Chile, Sebastián Piñera, deseó hoy suerte a su homólogo español, José Luis Rodríguez Zapatero, cuando abandone el Gobierno y felicitó al pueblo y a las autoridades españoles por el cese de la violencia anunciado por la banda terrorista vasca ETA.

En su discurso en la sesión plenaria de la XXI Cumbre Iberoamericana que se celebra en Asunción, Piñera explicó que a Rodríguez Zapatero "le tocó dirigir los destinos" de la "madre patria" durante ochos años, en "tiempos de bonanza y tiempos difíciles".

El mérito de Rodríguez Zapatero, según Piñera, fue aguantar en las situaciones complicadas.

"A los buenos capitanes se los mide, no cuando están las aguas calmas, sino cuando hay tormentas", manifestó.

Minutos antes, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, envió un "abrazo especial" al jefe de Gobierno de España, que en Paraguay asiste a su último cumbre iberoamericana, y le deseó "mucha suerte" en los retos que emprenda tras las elecciones generales del 20 de noviembre.

Piñera señaló también que la "experiencia que ha acumulado" en los últimos años su colega español "va a ser especialmente útil" para los países iberoamericanos "porque los tiempos que vienen son extremadamente difíciles".

El gobernante chileno aprovechó la ocasión también para felicitar al rey Don Juan Carlos, a Rodríguez Zapatero y al pueblo español por "lo que han logrado con la ETA", al recordar que "el terrorismo y la violencia organizada" son "enemigos formidables" de la paz y la democracia.