Un promedio de 111 brasileños muere cada día en accidentes de tránsito, según un estudio del Ministerio de Salud difundido hoy por el diario Folha de Sao Paulo.

De acuerdo al balance, durante el año pasado un total de 40.610 brasileños murieron en las calles y carreteras del país, que en más de un 50 por ciento se encuentran en regular o pésimo estado, según instituciones de empresas privadas dedicadas al transporte de carga.

Ese número de muertes en accidentes supuso un aumento del 8 por ciento en relación a 2009 y fue el más alto registrado desde que, hace quince años, comenzaron a medirse los siniestros en las calles y carreteras en forma estadística.

El estudio señaló el exceso de bebidas alcohólicas como una de las principales causas de accidentes, pese a que desde 2009 está en vigor en el país una ley que establece penas durísimas para quien conduce en estado de embriaguez o después de haber ingerido unas dosis mínimas de licor.