Tres reclusos murieron apuñalados hoy en una prisión de la región oriental de El Salvador, al parecer por miembros de la misma pandilla a la que pertenecían, informó el director de Centros Penales, Douglas Moreno.

Las reos, no identificados, fueron asesinados en el presidio de Ciudad Barrios, departamento de San Miguel, unos 156 kilómetros al noreste de San Salvador, declaró el funcionario a la estatal Radio Nacional de El Salvador.

"Aparentemente (...) fueron ejecutados por su misma pandilla", apuntó Moreno, que no precisó de qué grupo se trata.

"No hubo ninguna trifulca" entre los presidiarios, "sino que fue entre ellos, supuestamente fue planeada la ejecución", pues "la pandilla está pasando por momentos difíciles de reestructuración, están purgándose a sí mismos", agregó.

Informó que, a raíz de estos asesinatos, se declaró "estado de emergencia" en las 19 prisiones del país, medida que supone que "quedan prohibidas todas las actividades" en dichos centros.

Otros tres reos fueron ultimados el 1 de julio pasado en la Penitenciaría Occidental, en el departamento de Santa Ana, crímenes por los cuales el Ministerio Público procesó a 43 reclusos.

Por otra parte, el director de la Policía Nacional Civil, Carlos Ascencio, dijo a periodistas que el asesinato de tres funcionarios de prisiones en los últimos dos meses podría ser una "venganza" de reos por las medidas de seguridad que se aplican en las cárceles.

El pasado día 19 fue asesinado a tiros en un autobús el subdirector del centro penal de Ciudad Barrios, José Atilio Guevara, y un mes antes había corrido igual suerte el jefe del presidio de Quezaltepeque (oeste), Edwin Barraza.

Este jueves también fueron ultimados a tiros el encargado de salud ocupacional de la cárcel de Quezaltepeque, Ernesto Colindres, y su esposa.

Las cárceles salvadoreñas albergan a más de 24.000 reos, muchos de ellos miembros de pandillas o maras, grupos considerados como responsables, en gran parte, de los altos índices de violencia que atraviesa El Salvador, con un promedio de 11 asesinatos diarios.

El informe "Carga global de la violencia armada", de la organización Small Arms Survey, divulgado el jueves en la sede de la ONU en Ginebra, señala a El Salvador como el país más peligroso del mundo, con 62 asesinatos por cada 100.000 habitantes entre 2004-2009.

Honduras y Guatemala también están entre los siete países más peligrosos del mundo, con tasas en ambos casos superiores a los 49 asesinatos por cada 100.000 habitantes.