Toronto buscará replicar algunos aspectos de Guadalajara 2011 cuando organice los Juegos Panamericanos en 2015, como la participación de la población local, pero también aprendió lecciones de cosas que no funcionaron cómo se las planeó, aseguró el sábado uno de los dirigentes de la próxima justa continental.

Toronto espera poder replicar el fervor que mostraron los simpatizantes mexicanos, el nivel del centro de prensa y transmisiones y la manera en que la imagen de los Juegos cautivó Guadalajara, dijo Allen Vansen, vicepresidente de operaciones del comité organizador de la ciudad canadiense.

"Hubo aspectos que estuvieron a un nivel olímpico o cerca de él", aseguró.

Una de las lecciones aprendidas, comentó Vansen, es la necesidad de brindar alternativas de transporte adecuado para que atletas, organizadores y trabajadores de medios tengan acceso rápido a las sedes e instalaciones de los Juegos, como el centro de prensa.

Guadalajara implementó "carriles panamericanos" en sus avenidas más importantes, pero las autoridades locales decidieron no hacerlos exclusivos para los vehículos oficiales y de prensa y su efectividad se diluyó.

"Guadalajara no logró hacerlos exclusivos", dijo Vansen. "Es algo que analizamos y de lo que aprendimos". El comité organizador, agregó, ya dialoga con el gobierno de Toronto para conseguir que esa medida se implemente en 2015.

Los planificadores de los próximos Juegos visitaron las sedes de las diversas disciplinas para llevarse lecciones de lo que puede funcionar y lo que no en el mayor evento multideportivo del hemisferio occidental.

Vansen se mostró impresionado por el fervor del público mexicano, tanto cuando alentaba a atletas locales como a algunas delegaciones visitantes.

"Poder llenar los estadios, acertar el número de espectadores y el tamaño adecuado de las sedes es muy importante", dijo.

Toronto 2015 buscará imitar el alto nivel de participación de la comunidad local que tuvo Guadalajara, agregó.

También, dijo, "buscamos entender los servicios que hay que brindar a toda la gente que participa, sean atletas, periodistas o dirigentes".

Más allá de imitar las medidas logísticas que funcionaron en experiencias anteriores, la ciudad canadiense buscará diferenciarse en base sobre todo a su variada oferta cultural para acompañar los juegos, dijo Vansen.

"Cuando jueguen los equipos, cada uno va a tener una base de simpatizantes de su país, que viven ahí", aseguró.