El receptor agente libre Terrell Owens. EFE/Archivo