La canciller alemana, Angela Merkel, resaltó hoy los aportes de la inmigración turca al bienestar de Alemania, con motivo del cincuentenario del acuerdo entre los dos países para la contratación de trabajadores invitados por parte de empresas germanas.

"La gente que ha venido a Alemania tras el acuerdo con Turquía hace cincuenta años ha contribuido al bienestar de Alemania. Ellos son ahora parte de nuestro país", dijo Merkel en su videomensaje semanal al país.

Merkel admitió sin embargo que, aunque hay muchas personas de origen turco que están bien integradas en la sociedad alemana, todavía existen problemas en ese aspecto.

El miércoles próximo se celebrará en Berlín el cincuentenario del acuerdo germano-turco, en un acto al que asistirá el primer ministro de Turquía, Recep Teyyip Erdogan.

"Ese acuerdo ha cambiado nuestro país", dijo Merkel.

Merkel resaltó la necesidad del aprendizaje del alemán para la integración pero añadió que ello no es suficiente.

"Quisiera que todos los alemanes tuvieran amigos de origen turco y viceversa", dijo Merkel.

Merkel pidió además mayor apertura también del lado alemán para la integración y dijo que no se podía descartar una solicitud de trabajo sólo porque el nombre haga presumir un origen extranjero.

"Cosas así todavía ocurren, lamentablemente tenemos indicios de ello", dijo Merkel.

Mañana se espera la llegada a Múnich de un tren procedente de Turquía con antiguos trabajadores invitados que repiten con ello el viaje que los llevó a Alemania hace cincuenta años.