El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva tiene un tumor en la laringe, dijeron el sábado los médicos, quienes precisaron que se someterá a quimioterapia y seguramente podrá reanudar su vida normal.

El hospital Sirio Libanés de Sao Paulo informó en un comunicado que el tumor fue detectado el sábado durante exámenes realizados a Lula.

El ex presidente, elegido en 2002 y reelegido en 2006, se someterá a un tratamiento de quimioterapia a partir de la próxima semana como paciente externo, agregó el texto.

José Crispiniano, vocero del "Instituto Lula", una organización no gubernamental fundada por el ex mandatario de 66 años tras dejar la presidencia, dijo en una entrevista telefónica que Lula acudió al hospital "para que le fuera examinada la garganta porque le dolía".

Agregó que da Silva comenzará el lunes el tratamiento de quimioterapia.

El oncólogo Artur Katz, uno de los doctores que atienden a Lula, dijo a reporteros que el ex presidente se encuentra "en muy buenas condiciones". Agregó que el tumor "no es muy grande" y el paciente seguramente "reanudará una vida normal una vez concluido el tratamiento".

Katz dijo que el tumor podría haber sido causado por el tabaco o por un virus, "por lo que en estos momentos no es posible diagnosticar la causa". La posibilidad de que Lula se recupere completamente es "excelente", señaló.

Bajo los mandatos de Lula, Brasil experimentó un crecimiento sólido. Sus reservas de divisas pasaron de 38.000 millones de dólares en 2002 a 240.000 millones de dólares para fines de 2009, la inflación fue controlada, 20 millones de personas salieron de la pobreza y casi 40 millones ascendieron a la clase media.

El desempleo en el país cayó a una proporción récord durante sus mandatos y la divisa duplicó con creces su cotización frente al dólar. Brasil organizará el Mundial de fútbol en 2014 y los Juegos Olímpicos en 2016, los primeros en América del Sur.

Cuando se retiró, su popularidad era del 87% y logró que fuera elegida su sucesora, Dilma Rousseff, a quien designó personalmente.

"El presidente Lula es un líder, un símbolo y un ejemplo para todos nosotros", dijo Rousseff en una declaración. "Estoy segura de que su fortaleza, determinación y capacidad para superar todo tipo de adversidades le ayudarán a ganar este nuevo desafío".

En 2009, Rousseff fue operada de un tumor maligno bajo su brazo izquierdo en el Hospital Sirio Libanés. Fue sometida a quimioterapia y concluyó satisfactoriamente el tratamiento en agosto de 2011.

"Lo alentamos y deseamos un buen tratamiento. Que esto sirva también para reflexionar sobre la importancia de cuidar nuestra salud", dijo el presidente paraguayo Fernando Lugo al informar del diagnóstico de Lula a los jefes de Estado que participaban de la XXI Cumbre Iberoamericana, en Asunción.

Hace 16 meses a Lugo le detectaron linfomas en la ingle, tercera vértebra lumbar y tórax. El mandatario paraguayo también se trata el cáncer en el hospital Sirio Libanés de Sao Paulo.

"La información del cáncer del ex presidente Lula es muy dolorosa. Los que participamos en esta cumbre sólo podemos solidarizarnos y acompañarlo en su tratamiento", dijo a su vez el canciller paraguayo, Jorge Lara Castro, durante una breve conferencia de prensa en el marco de la Cumbre Iberoamericana.

Al inicio de su participación en la cumbre, Samuel Santos López, canciller de Nicaragua, dijo que "le deseamos lo mejor al ex presidente Lula y también al presidente Hugo Chávez", haciendo alusión al tumor cancerígeno que le extirparon al venezolano, quien no asistió a la cumbre debido a su estado de salud.

El mandatario ecuatoriano Rafael Correa también se solidarizó con Lula.