El presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Luis Alberto Moreno, consideró hoy que América Latina está preparada para los embates de una crisis, pero instó a estar prevenida en la actual coyuntura financiera.

"No hay duda de que buena parte de los retos que tiene la región son retos provenientes de lo que pasa fuera, en Europa o Estados Unidos", dijo Moreno, al hacer hincapié, en el marco de la XXI Cumbre Iberoamericana, en que América Latina está capacitada para "afrontar estas crisis".

Sin embargo, advirtió de que habrá que estar prevenidos "en la medida en que se profundicen los hechos que se han visto desde el verano" pasado con la caída de los precios de las materias primas, los metales y el petróleo.

Moreno se expresó así tras la firma de un contrato de préstamo a Paraguay de 20 millones de dólares para dotar de agua potable a pueblos indígenas del Chaco (occidente) y ciudades intermedias de la región oriental.

"Estamos terminando el proceso de aumento de capital (del BID) que nos va a dar capacidad para poder ser suficientemente contra cíclicos como lo hicimos en el año 2009", afirmó Moreno ante una pregunta de Efe sobre la disposición de recursos para una hipotética necesidad.

Asimismo, Moreno recordó que en 30 años América Latina ha sufrido al menos 25 crisis financieras y que todas ellas dejaron "lecciones aprendidas de lo que se debe y se puede hacer, pero también lo que no debe ni se puede hacer ni volver a repetir".

"Ante fenómenos comparables las recomendaciones de políticas no siempre son similares" para asistir a las economías en problemas, recalcó Moreno, al enfatizar que llegado el caso habrá que hacer un "diagnóstico sobre la naturaliza y la profundidad" del problema.

Añadió que los desajustes suelen provenir de desequilibrios fiscales, déficit en la balanza de pagos, quiebras bancarias, endeudamiento insostenible, afectando principalmente al "gasto social que tiene impacto en la vida de las personas".

Refirió que "en Latinoamérica los desequilibrios fiscales y las rigideces cambiarios fueron elementos que acentuaron la magnitud de las crisis por falta de políticas económicas que atenuaran los impactos sobre el nivel de la actividad económica".

"Habría que celebrar los acuerdos recientes, esta semana en Bruselas, que presentan un punto de inflexión en los procesos de crisis y no hay duda que pronto habría un punto final", apuntó Moreno, en alusión al acuerdo alcanzado en la Unión Europea (UE) para solucionar la crisis de la deuda.