Paraguay se puso el sábado al frente de la coalición regional Unasur para poner en práctica los nuevos programas de reducción de pobreza y consolidar "el dialogo político directo sin intermediación de grandes potencias", dijo el mandatario Fernando Lugo.

El primer ministro de Guyana, Samuel Archibald Anthony Hinds entregó a Lugo el mando temporal, por un año, de la Unión de Naciones Suramericanas minutos después de que finalizara la XXI Cumbre Iberoamericana.

Lugo dijo que asumía la responsabilidad "con el firme compromiso de impulsar el proceso de integración regional".

"Unasur fue creado como espacio de dialogo político directo sin intermediación de grandes potencias a fin de permitir que los países sudamericanos tuvieran un rol importante en un mundo bipolar", expresó Lugo.

"Hoy Unasur es una realidad que llena las expectativas por el respeto a los derechos humanos, integración, consolidación de espacios comunes en áreas políticas, económicas, energéticas, ambientales, sociales, educativas y de infraestructura, erradicación de pobreza y superación de desigualdades", agregó el presidente paraguayo.

Lugo concluyó señalando que pondrá en marcha el tratado energético sudamericano, que consiste en una ambiciosa interconexión eléctrica y de hidrocarburos.

La colombiana María Emma Mejía, secretaria general de la Unasur, dijo que 2011 fue "un año fructífero para la Unasur siguiendo una hoja de ruta que Néstor Kirchner nos mostró, convirtiendo el continente en una zona de paz en este mundo convulsionado".

El presidente venezolano Hugo Chávez y su colega ecuatoriano Rafael Correa fueron los más entusiastas impulsores del nacimiento de la Unasur para obtener cooperación y solidaridad entre sus miembros: Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Guyana, Paraguay, Perú, Surinam, Uruguay y Venezuela, países que aglomeran a unos 390 millones de habitantes, lo que representa 68% de la población de América Latina.

Chávez no asistió al encuentro debido al tratamiento que recibe contra el cáncer que padece.

El Tratado Constitutivo del organismo entró en vigor el 11 de marzo de 2011, convirtiéndose en una entidad jurídica y, además, obtuvo la condición de observadora en las reuniones de las Naciones Unidas.

La secretaría general tiene sede permanente en Quito y tiene programada una reunión para analizar programas de cooperación militar entre los miembros para los días 10 y 11 de noviembre en Lima, Perú.

El mandatario chileno Sebastián Piñera dijo que "existen tantas cumbres que parece una cordillera", luego que se quejara en Montevideo, durante su primera visita oficial realizada el jueves, porque existen tantas cumbres como Unasur, Iberoamericana, Mercosur y OEA, "pero falta la verdadera voluntad de integración de nuestro continente".

Sin embargo, en su reunión bilateral con Lugo suscribió una declaración comprometiéndose ambos "a consolidar la integración de la Unasur por la importancia de llevar adelante políticas de desarrollo social con equidad e inclusión".