Una denuncia anónima sobre un policía deshonesto creció en los últimos tres años hasta convertirse en una investigación interna por corrupción por el presunto arreglo de multas, con decenas de cintas grabadas, 10.000 llamadas intervenidas y un oficial trabajando encubierto como peluquero, informaron el viernes autoridades en Nueva York.

Dos sargentos, 13 agentes y un teniente del Departamento de Policía de Nueva York fueron acusados de cargos criminales, apenas tres días después del penoso arresto de cinco oficiales en una investigación distinta por tráfico de armas.

El comisionado de la policía, Raymond Kelly, dijo que era "difícil" tener que anunciar por segunda vez en una semana que sus oficiales habían sido arrestados por mala conducta.

Kelly dijo que la investigación incluyó 300 casos que están siendo manejados internamente. El fiscal de distrito en el Bronx, Robert Johnson, dijo que espera que los cargos penales envíen un mensaje de que la corrupción no será tolerada.

La ciudad perdió cerca de 2 millones de dólares en boletas anuladas, dijo el fiscal.

La mayoría de los arrestados son agentes de la Asociación Benevolente de Policías, tal vez el sindicato policial más poderoso de Estados Unidos, con 23.000 miembros.

Líderes sindicales dicen que la práctica de desaparecer boletas para un amigo o familiar no sólo no era sancionada sino que era condonada a los más altos niveles del departamento de policía más grande del país.

Patrick Lynch, presidente del sindicato, dijo que cuando las cosas se calmen, lo probarán.

"Hacerse cargo de la familia o amigos no es un crimen", dijo. "Aceptar una cortesía y convertirla en un crimen está mal".

Cientos de policías del sindicato fueron a apoyar a los oficiales, algunos vestidos de traje, otros vistiendo pantalones vaqueros o ropa deportiva, y saturaron la calle cercana a la corte en el Bronx.