Expertos aseguraron hoy que la actividad del volcán Hudson, en el sur de Chile, ha disminuido significativamente y que la ceniza que cae es casi imperceptible, aunque la autoridad mantiene la alerta roja para esa zona.

Expertos del Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) detallaron a la página digital del diario La Tercera que la altura de la fumarola es de 4 a 5 kilómetros "y la ceniza que cae en el sector es muy leve y ni siquiera es capaz de cubrir completamente el hielo y la nieve".

Asimismo indicaron que los sismos disminuyeron su frecuencia y que en las últimas 24 horas se han registrado sólo nueve temblores de tierra.

Sin embargo, la escala que mide la vibración de la masa magmática se ha incrementado dijeron los expertos, lo que significaría que la carga de cavidad magmática acumula presión.

"Si por ahora existe una erupción menor, no podemos descartar que (más adelante) haya una erupción de mayor intensidad", informó el Sernageomin cuyos especialistas han realizado periódicos sobrevuelo por encima del Hudson.

Por otro lado, el río Ibáñez que el viernes había presentado un leve aumento en su caudal, en las últimas horas el afluente ha disminuido y no se observa arrastre de sedimentos.

La "alerta roja", que aún persiste en la zona, afecta a los ayuntamientos de Aysén, Río Ibáñez y Chile Chico en la Región de Aysén, a unos 1.950 kilómetros al sur de Santiago.

El Hudson está situado a unos 15 kilómetros del océano Pacífico y alcanza una altitud de 1.905 metros sobre el nivel del mar y posee un cráter principal de 500 metros.

Su última erupción data del 8 de agosto de 1991, la cual afectó a Coyhaique, la laguna San Rafael y los alrededores del lago General Carrera, y permanecía con "alerta temprana preventiva" desde el 14 de junio de 2011.

En la zona aún quedan algunas personas que se negaron a abandonar los alrededores del macizo andino.

Sin embargo, en las últimas horas, la autoridad regional y los soldados atenuaron la rigidez de la medida y han permitido la entrada de campesinos con el fin de que alimenten sus animales.