La primera ministra de Tailandia expresó su optimismo el domingo ante la posibilidad de que las peores inundaciones del país en medio siglo no afecten gran parte de Bangkok.

Pese a que algunos diques se desbordaron, las defensas de la capital del país se mantuvieron firmes ante las fuertes corrientes.

Las aguas están alejándose de muchas áreas inundadas de Tailandia tras la muerte de 381 personas, pero la miseria sigue para varias comunidades que siguen bajo el agua mientras continúan los febriles esfuerzos por proteger el centro de Bangkok y los residuos líquidos desde el norte se abren camino hacia el Golfo de Tailandia.

La red de diques que resguarda a la ciudad del río Chao Phraya se rompió en al menos dos vecindarios mientras la corriente récord empujaba desde el golfo, con agua derramándose hacia las calles. Los trabajadores y soldados se apresuraban a levantar barricadas con costales de arena.

La primera ministra Yingluck Shinawatra dijo a los habitantes de Bangkok que estén "confiados" mientras ella se dirigía a una reunión gubernamental por la crisis. Shinawatra añadió que podría haber desbordamientos en algunas áreas, pero aseguró que eso no causaría ningún daño de importancia.

"Nos recuperaremos pronto", dijo.

Sukhumbhand Paribatra, el gobernador de Bangkok, dijo que el río Chao Phraya alcanzó un nivel récord el domingo de 2,53 metros (8,3 pies), justo arriba de los 2,5 metros que miden los diques. Sin embargo, se espera que las corrientes se reduzcan por debajo de los niveles críticos a partir del martes y las autoridades han sugerido que la situación mejorará después de eso.

Las aguas han sumergido poblados enteros en todo el corazón del país y causaron el cierre de cientos de fábricas en los últimos dos meses.

____

El periodista de The Associated Press Vee Intarakratug colaboró con este despacho.