Los jefes de Estado y de Gobierno de la XXI Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno aprobaron hoy 13 comunicados especiales relativos a temas tan diversos como las Malvinas, el embargo a Cuba, la seguridad ciudadana, los flujos migratorios, la seguridad, la emigración y el medio ambiente.

Los comunicados fueron aprobados en la sesión de la clausura prácticamente sin modificaciones a lo consensuado por los cancilleres.

Como viene siendo costumbre en las distintas ediciones realizadas de esta cita multilateral, las naciones iberoamericanas defendieron la necesidad de diálogo para resolver el diferendo argentino-británico por las Malvinas y destacaron "la permanente vocación de diálogo mostrada por Argentina".

También volvieron a consensuar un "enérgico rechazo" a la aplicación de la Ley Helms-Burton y exhortaron al Gobierno de Estados Unidos a que ponga fin al embargo a Cuba.

En otro comunicado acordaron establecer políticas públicas en materia de seguridad ciudadana, un aspecto que consideraron necesario fortalecer.

También reafirmaron la preocupación del grupo ante las situaciones en las que "los derechos humanos de las personas migrantes puedan ser vulnerados" y denunciaron la falta de protección de este sector de la población.

Pactaron "rechazar la criminalización de la migración", reconocer la "importancia de su aporte económico, social y cultural", así como la trascendencia de establecer "una gestión ordenada de los flujos migratorios".

Otro de los comunicados se refiere al cambio climático y la agricultura y en el mismo se destaca que la agricultura es un "eje fundamental dentro de las estrategias de desarrollo bajo en emisiones" de carbono y "una actividad fundamental para la región" ante los retos actuales de garantizar las seguridad alimentaria y a la vez "mitigar y adaptarse a los efectos del cambio climático".

Los cancilleres dieron igualmente su apoyo a la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo Sostenible (Río+20) que se celebrará en Río de Janeiro a mediados de 2012.

Otros comunicados se refieren a la inclusión social, a la defensa y promoción del cereal andino quinua y al reconocimiento de la hoja de coca y su uso tradicional "como manifestación cultural ancestral que debe ser respetada por la comunidad internacional".

El fortalecimiento del Estado y la institucionalidad democrática es otro de los temas tratados e estos comunicados, así como la lucha antiterrorista y la iniciativa ecuatoriana Yasuní ITT, que consideran "una efectiva medida para enfrentar el cambio climático".

También hay un documento especial referido a la ayuda oficial al desarrollo en Guatemala, El Salvador, Honduras, Costa Rica, Panamá y República Dominicana y a la postura común lograda por todos ellos para la eficacia de esa asistencia.

Costa Rica logró que su propuesta de reconocimiento del "derecho humano a la paz" quedara plasmada en un comunicado especial.