El gremio cocalero del que es líder el presidente Evo Morales y un grupo de indígenas apoyaron la construcción de una carretera en medio de un parque nacional recientemente suspendida por el gobierno tras fuertes protestas.

"Esa carretera se tiene que construir y nuestros dirigentes bajaron a las bases para analizar la ley (que declaró intangible el parque nacional) y que tomen una determinación y se verá que hacer si se rechaza", dijo Gualberto Bustamante, vicepresidente de las seis federaciones de cocaleros de la región central de Cochabamba.

Morales decidió la semana pasada cancelar la construcción del tramo de la carretera que atravesaría el Territorio Indígena del Parque Isiboro Sécure (TIPNIS), la principal demanda de un millar de indígenas que lo habitan y que en protesta marcharon durante 65 días desde la selva hasta La Paz.

Antes de que la marcha llegara a la sede de gobierno, la policía reprimió violentamente a los indígenas, lo que causó una crisis en el gobierno de Morales y derivó en la renuncia de dos ministros.

Fernando Vargas, líder de la marcha, señaló que el gobierno de Morales se encuentra "dolido" porque la carretera no pasará por el TIPNIS y que no va a poder cumplir su promesa de otorgar tierras al sector cocalero.

En tanto, el Consejo Indígena del Sur (Conisur) exigió reactivar la construcción de la vía por el TIPNIS y como medida de presión realizó bloqueos de caminos. Reclama que el gobierno explique el alcance de la ley que declara intangible ese territorio.