No parece que el aumento de la popularidad de Herman Cain en los sondeos de opinión sea por un golpe de suerte.

Al contrario de otros candidatos presidenciales republicanos cuyo atractivo ha disminuido en su pugna con el ex gobernador Mitt Romney, Cain sigue disfrutando de las preferencias de la gente en los sondeos de opinión.

"Dijeron que yo era el 'sabor de la semana''', dijo el empresario de Georgia el viernes en alusión a una moda pasajera, durante una serie de mítines y un extenso recorrido por Alabama. "No obstante, ¡cuatro semanas después la campaña de Cain sigue teniendo muy buen sabor!", agregó.

Cain no tiene el dinero y la organización de los otros dos punteros republicanos, pero hasta ahora ha sobrevivido a varios deslices importantes durante la campaña electoral y un aluvión de ataques a su piedra fiscal angular llamada popularmente 9-9-9.

Pese a la súbita popularidad que le ha puesto a la cabeza de los aspirantes republicanos, Cain sigue haciendo las cosas a su estilo.

Se ha trazado un camino completamente heterodoxo — y algunos sostienen que imposible — hacia la Casa Blanca, soslayando generalmente los estados con primarias tempranas para concentrarse en el sur del país, donde dominan el movimiento conservador Tea Party, los conservadores sociales y los votantes evangélicos que forman parte la columna vertebral de su movimiento.

Hace semanas que Cain no aparece por Iowa o Nueva Hampshire. En lugar de ello, ha frecuentado Tenesí y Alabama, estados que no realizarán sus primarias hasta marzo.

"El sur tienen un aspecto muy, muy bueno para nosotros", dijo el gerente de la campaña de Caín, Mark Block, en una entrevista con The Associated Press. "¿Importan los primeros estados? Por supuesto, pero no lo son todo".

Block sostiene que el régimen comprimido de elecciones primarias del próximo año significa que más estados adquirirán un papel importante. Por ello, en lugar de concentrarse en Nueva Hampshire para conquistar a los escépticos, su campaña está cosechando respaldos en estados en los que la oferta de Cain de un gobierno más reducido y con menos impuestos, además de un sustrato profundamente religioso, complace en gran manera a los votantes.

Cain intenta demostrar que en Alabama, cuya primaria tendrá lugar el 13 de marzo y donde fue recibido por una entusiasmada multitud en cada parada que hizo, se sumará a su candidatura. En Talladega, los residentes quedaron visiblemente emocionados con la visita de un candidato presidencial en muchísimos años.

___

Shannon McCaffrey tiene su cuenta en: www.twitter.com(backslash)smccaffrey13