El gobierno del presidente José Mujica promulgó la ley sancionada por la mayoría oficialista que eliminó la amnistía a los militares acusados de violaciones a los derechos humanos durante la dictadura de 1973 a 1985, informó el viernes la presidencia.

Al mismo tiempo, se informó que dos militares retirados, Alberto Gómez Graña y Arturo Aguirre, fueron procesados y enviados a la cárcel por el homicidio del argentino Gerardo Alter ocurrido el 19 de agosto de 1973. En ese momento, los imputados eran capitanes, pero no se informó en qué grado se retiraron del servicio activo.

En un escueto informe, la presidencia publicó "cúmplase, acúsese recibo, comuníquese, publíquese e insértese en el Registro Nacional de Leyes y Decretos, la Ley por la cual se restablece la pretensión punitiva del Estado para los delitos cometidos en aplicación del terrorismo de Estado hasta el primero de marzo de 1985". No indicó el comienzo del lapso comprendido.

La ley fue aprobada el martes por la mayoría legislativa del oficialista Frente Amplio en el Senado — 16 de 31 senadores — y el jueves en la Cámara de Diputados con el voto de 50 de 99 legisladores. Su debate originó fuertes discrepancias políticas y la oposición acusó al gobierno de violar la constitución, ya que la ley de amnistía había sido refrendada en dos plebiscitos populares en 1989 y 2009.

La ley también declaró que los delitos cometidos en el régimen de facto son crímenes de lesa humanidad y por tanto imprescriptibles, con lo que se eliminó la prescripción de los delitos que debía regir, de acuerdo con el Código Penal, a partir del 1 de noviembre.

La nueva ley podría abrir la puerta a denuncias de violaciones a los derechos humanos que nunca se presentaron o que quedaron archivadas bajo la ley de amnistía.

Los militares retirados advirtieron que presentarán recursos de inconstitucionalidad ante la Suprema Corte de Justicia (SCJ).

En tanto, el diario El País informó el viernes los dos nuevos procesamientos de uniformados retirados con lo cual superan ya la veintena en igual situación.

Además de Gómez Graña y Aguirre, el juez penal Eduardo Pereyra pidió la captura internacional de un tercer militar identificado como Hermes Trigo, quien se encontraría radicado en Europa.

Los tres fueron acusados de "homicidio especialmente agravado" del argentino Alter, quien era militante del Partido Revolucionario de los Trabajadores de Argentina y que se incorporó a los subversivos tupamaros de Uruguay.

Además, el mismo viernes el juez Pedro Salazar procesó a los ex militares José Gavazzo, Ricardo Arab, Gilberto Vázquez y Jorge Silveira como coautores del homicidio muy especialmente agravado de María Claudia García, la nuera del poeta argentino Juan Gelman, informó el Poder Judicial.

En cambio, rechazó el pedido del fiscal para procesar por este caso también a los ex policías Luis Maurente y José Sande Lima.

El juez también pidió, por la misma causa, la extradición del ex militar Manuel Cordero, quien actualmente cumple prisión domiciliaria en Brasil.

Los cuatro procesados en esta instancia judicial ya se encuentran presos por otras causas.

María Claudia García y su esposo, Marcelo, fueron secuestrados en agosto de 1976 en Buenos Aires por fuerzas de seguridad.

La mujer, embarazada, fue trasladada clandestinamente a Montevideo donde dio a luz una niña: Macarena.

En el 2000 se descubrió que Macarena era su hija y ella asumió el apellido biológico. Había sido adoptada por una familia de apellido Tauriño.

Marcelo Gelman fue asesinado y su cadáver apareció pocos días después del secuestro.

En Uruguay hubo unos 30 desaparecidos y más de 150 uruguayos corrieron igual suerte en Argentina durante la campaña coordinada de represión de las dictaduras del Cono Sur llamada "Plan Cóndor".