La marina armada rusa efectuó con eficacia un disparo de prueba de un misil balístico avanzado, arma a la que el gobierno considera el futuro de su arsenal nuclear, informó el viernes el Ministerio de Defensa.

El misil Bulava fue lanzado desde el submarino Yuri Dolgoruky, en el Mar Blanco, cerca de Finlandia, y sus ojivas alcanzaron el objetivo, el Polígono de Pruebas de Kura, en la península de Kamchatka en el Pacífico, a unos 5.500 kilómetros (3.500 millas) de distancia, dijo el portavoz del ministerio, el coronel Igor Konashenkov, en declaraciones difundidas por televisión.

El tercer lanzamiento eficaz del Bulava sigue a varias pruebas fallidas que habían empañado el desarrollo del proyecto militar más costoso emprendido por Moscú en la era postsoviética.

Las autoridades de Rusia consideran al Bulava como el pilar de su futuro arsenal nuclear a medida que prosiguen con el desmantelamiento gradual de los misiles construidos en la era soviética.

El Bulava es un misil hipersónico intercontinental de tres etapas dotado de ojivas de alta maniobrabilidad que tienen capacidad para eludir las defensas anticohetes enemigas.

Conforme a su diseño, tiene un alcance de 8.000 kilómetros (5.000 millas) y lleva de seis a 10 ojivas nucleares que pueden orientarse de manera individual hacia blancos determinados.

El disparo de prueba del viernes fue el tercero efectuado desde el Yuri Dolgoruky, un nuevo submarino nuclear clase Borei diseñado específicamente para el transporte de 12 misiles Bulava.

La construcción del submarino comenzó en 1996 y demoró años debido a la falta de financiamiento.

Otros submarinos nucleares clase Borei están en construcción y Rusia pretende contar con un total de ocho en 2015.