El primer ministro luso, Pedro Passos Coelho, quien se reunió este jueves con la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, invitó a las empresas brasileñas a invertir en Portugal, país en un proceso de recuperación económica.

"Portugal tiene la posibilidad de abrirle las puertas de Europa a las empresas brasileñas", dijo Passos Coelho tras la visita de cortesía a Rousseff, según la estatal Agencia Brasil.

"Durante el encuentro le dije a la presidenta Dilma Rousseff que la relación entre Portugal y Brasil es movida por una alianza estratégica y entendemos que es importante estrechar todavía más esa alianza en el plan comercial, de inversiones, humano y científico", subrayó.

Por otro lado, Passos Coelho se mostró confiado en la posición que adoptará Europa para lograr un consenso frente a la crisis económica en la cumbre del G20 (grupo que integra a las economías desarrolladas y emergentes), prevista para el 3 y 4 de noviembre en la ciudad francesa de Cannes.

Portugal, que obtuvo en mayo un rescate financiero internacional de 78.000 millones de euros, vive la peor crisis económica que recuerdan sus diez millones y medio de habitantes.

"Sólo resta saber cómo el mercado irá a asimilar las decisiones del G20", apuntó.

El primer ministro manifestó también su satisfacción por el interés de las brasileñas Eletrobras y Cemig en participar del capital de las estatales portuguesas de energía EDP y REN, que están en fase de privatización.

"Si queremos una alianza estratégica con Brasil no tiene sentido ver con malos ojos las propuestas de las empresas brasileñas", aseveró Passos Coelho, quien negó que durante la reunión con Rousseff se haya abordado una eventual compra de títulos de la deuda portuguesa por parte del Gobierno brasileño.

Paralela a la reunión en la capital brasileña entre Rousseff y Passos Coelho, el presidente de Portugal, Aníbal Cavaco Silva, fue homenajeado en Sao Paulo por la Cámara Portuguesa de Comercio en Brasil.

Cavaco Silva hizo escala en Sao Paulo para recibir la distinción del empresariado portugués en Brasil y el jueves proseguirá su viaje a Asunción, donde participará de la XXI Cumbre Iberoamericana que tendrá lugar este fin de semana en la capital paraguaya.