Es apenas la octava semana de la temporada, pero ya podría decidirse el futuro de un equipo que había generado expectativas en el Este de la Conferencia Nacional. El equipo que pierda en la visita de Dallas a Filadelfia se encontrará en una desventaja clara en esa división que está para cualquiera.

Y como ya han demostrado los Cowboys y los Eagles, ambos son capaces de desmoronarse de repente.

Pero los dos equipos sienten que ya han dejado eso atrás. Filadelfia (2-4) rompió una cadena de cuatro derrotas consecutivas al vencer a Washington, y luego recuperó fuerzas durante su semana de descanso. Dallas (3-3) podría fácilmente tener foja de 6-0 si pudiera descifrar cómo proteger una ventaja hacia el final del juego.

"Creemos que somos un buen equipo", dijo el tight end Jason Witten de los Cowboys. "Pero tenemos que demostrarlo, porque tener promedio de .500 no quiere decir que se estén haciendo bien las cosas. Tenemos que seguir mejorando".

Dallas ciertamente mejoró su juego terrestre la semana pasada, en la que DeMarco Murray fijó un récord de la franquicia de 253 yardas en acarreos, sólo detrás de las 296 de Adrian Peterson entre los novatos en la historia de la NFL.

"Los mejores equipos alcanzan su mejor nivel en el momento justo. Eso es lo que necesitamos hacer", agregó Witten.

Los Cowboys tienen además la mejor defensa de la liga contra acarreos... y adivine quién tiene la mejor ofensiva terrestre: sí, los Eagles, gracias en gran medida a la incomparable movilidad del quarterback Michael Vick.

Todo ello hace esperar un interesante choque que podría tener efectos a largo plazo en la división.

"Es un encuentro muy importante para nosotros. Cada equipo sabe lo que está en juego en esta ocasión", comentó el linebacker DeMarcus Ware de los Cowboys. "Va a ser uno de esos partidos largos, agotadores. Debemos salir y obtener una victoria".

Los otros equipos de la División Este de la Conferencia Nacional enfrentan a escuadras del Este de la Conferencia Americana. Los Giants reciben a Miami y los Redskins visitan Toronto para jugar ante Buffalo.

Además, Nueva Inglaterra acudirá a Pittsburgh, Cleveland a San Francisco, Detroit a Denver, Arizona a Baltimore, Nueva Orleáns a San Luis, Jacksonville a Houston, Cincinnati a Seattle, Minnesota a Carolina, e Indianápolis a Tenesí.

San Diego acudirá a casa de Kansas City en el partido del lunes por la noche.

Este fin de semana descansarán Atlanta (4-3), Chicago (4-3), Green Bay (7-0), Oakland (4-3), Tampa Bay (4-3) y los Jets de Nueva York (4-3).

En el encuentro en que Miami (0-6) visita a los Giants de Nueva York (4-2), los Dolphins no están mejor en este viaje a Nueva Jersey de lo que estaban hace dos semanas, cuando cayeron ante los Jets. De hecho, probablemente han empeorado después de su colapso tardío contra Denver.

Esperar que Miami termine su resbalón ante los descansados Giants, quienes probablemente contarán con el regreso de varios jugadores cruciales, en especial Justin Tuck y Brandon Jacobs, podría ser pedir demasiado.

Nueva York encabeza el Este de la Nacional, y dado el difícil juego del domingo para los Redskins y la visita de los Cowboys a Filadelfia, los Giants podrían ganar algo de terreno con un triunfo.