República Dominicana se levantó de una desventaja de 22 puntos en el último cuarto y superó el viernes 85-77 al tricampeón Brasil, que quedó eliminado de la lucha por las medallas en el básquetbol de hombres de los Juegos Panamericanos.

República Dominicana se unió a Estados Unidos y Puerto Rico en las semifinales. El último boleto se definía más tarde con el partido entre México y Argentina.

Jack Michael Martínez anotó 22 puntos y atrapó nueve rebotes, mientras que Víctor Liz agregó 15 por los dominicanos, que llegaron a cinco puntos en el Grupo B.

Los estadounidenses juegan más tarde ante el eliminado Uruguay en busca del primer lugar del sector.

"Estuvimos abajo creo que por 20 puntos, pero se mostró el talento y las condiciones físicas para poder regresar, le ganamos a un equipo mundialista y eso no es poca cosa", dijo Martínez. "Estamos para pelear el oro, el partido de mañana es importante porque aseguramos la plata y es un logro tremendo para este grupo".

En la historia de los Juegos Panamericanos, los dominicanos sólo han subido una vez al podio, cuando ganaron la plata en Santo Domingo 2003.

"En Dominicana cada que salimos nos dan medallas de cartón, de quinto o sexto lugar porque ven que va Estados Unidos, Argentina y Brasil, ese apoyo no se siente y por eso queremos callarles la boca", agregó Martínez.

Marcelo Machado aportó 17 puntos por Brasil, que se quedará fuera del cuadro de medallas por primera vez desde los Panamericanos de La Habana 1991.

"Puedo decir que tuvimos problemas desde la convocatoria, hubo clubes que no dejaron venir jugadores y tuvimos que venir con jóvenes, pero no hay justificativos porque íbamos ganando por 20", dijo el entrenador de Brasil, el argentino Rubén Magnano. "Estos jugadores no están habituados a jugar con estas presiones y eso pegó fuerte".

Brasil ya había cedido una ventaja de 17 puntos para perder ante Estados Unidos en la noche previa.

"Yo siempre digo que se aprende de las derrotas, pero nosotros no tuvimos ese aprendizaje porque hace menos de 24 horas cometimos los mismos errores y no sé cuánto tiempo más vamos a estar aprendiendo", agregó Magnano.

El partido estuvo cerrado hasta el cierre del segundo periodo, cuando los brasileños cerraron con seis sin puntos respuesta para dejar las cosas 40-33 al intermedio. Silva fue factor en ese segundo cuarto con ocho puntos por los brasileños y en el arranque del tercero clavó un triple que abrió el partido 50-35.

Sobre el final de ese periodo, los brasileños ampliaron a 22 unidades en lo que parecía una paliza.

"Se nos fueron arriba pero mantuvimos la unión y el conjunto, nos pusimos a hacer un mejor trabajo, a defender, a jugar como grupo", dijo Liz. "El entrenador nos pedía que no perdiéramos la motivación y no lo hicimos".

Martínez, alterado emocionalmente por el marcador, comenzó a gritarles a sus compañeros y la motivación funcionó porque de a poco comenzaron a reducir la desventaja y aprovecharon una sequía de cinco minutos sin encestes de campo de los sudamericanos para empatar el encuentro a 72-72 con un enceste de Martínez, a 3:22 del timbrazo.

Después de eso, Liz cinco puntos, incluyendo un largo triple desde la esquina para abrir el marcador 83-74 y Dominicana no estuvo más en riesgo el resto del encuentro.

"Les dije que hiciéramos algo loco, que tratáramos de regresar jugando buena defensa y de a poco, y lo logramos", concluyó Martínez.