Una representante de Terrell Owens dijo el jueves que el jugador "absolutamente no" intentó suicidarse ni sufrió una sobredosis de píldoras a comienzos de octubre.

En un comunicado, la publicista Diana Bianchini dijo que un asistente llegó a la casa de Owen el 6 de octubre después de que él había tomado algo para dormir.

El asistente no se dio cuenta de eso, se preocupó y llamó al número 911 de emergencias. Bianchini agregó que cuando la policía llegó, Owens ya había reaccionado.

Bianchini dijo que "informes dados a conocer con la llamada a emergencias son engañosos y no se apegan a los hechos".

En 2006 Owens salió fue noticia por lo que la policía inicialmente consideró un intento de suicidio pero después fue calificado como una "sobredosis accidental" con medicamentos de prescripción médica.

El wide receiver de 37 años y que es agente libre ha estado rehabilitándose por una lesión en la rodilla izquierda que requirió cirugía.

Jugó 14 partidos por Cincinnati la temporada pasada y logró 72 recepciones y nueve touchdowns.

Owens sostuvo un entrenamiento a puertas abiertas el martes que fue observado por dos cadenas de televisión pero no por equipos de la NFL.