Miles de combatientes y habitantes de la ciudad de Misrata celebraron el viernes la victoria sobre el régimen de Moamar Gadafi con un desfile de tanques y artillería antiaérea.

En tanto, la OTAN anunció que terminaría su campaña aérea sobre Libia después del fin de semana.

Revolucionarios a bordo de decenas de tanques y camionetas pertechadas con armas pesadas recorrieron la calle principal de Misrata, la avenida Trípoli, la cual quedó gravemente dañada durante el asedio de la ciudad por parte las fuerzas gadafistas.

Jinetes ataviados en ropas tradicionales libias dirigieron uno de los convoyes, y uno de los tanques hizo piruetas que le ganaron los aplausos del público presente.

El levantamiento contra Gadafi comenzó en febrero y rápidamente se convirtió en una guerra civil que terminó la semana pasada con la captura y muerte del ex mandatario en circunstancias poco claras.

Los combatientes de Misrata tuvieron un papel primordial en la guerra. Luego de romper el asedio, ayudaron a capturar Trípoli y otras ciudades, incluido el bastión gadafista de Sirte la semana pasada.

Un habitante de Misrata, Mohamed Darras, de 29 años, perdió a su padre y a tres primos en la guerra, y observó con orgullo desde una azotea mientras pasaba el desfile. "Tenemos un futuro color de rosa frente a nosotros", dijo Darras, quien se encuentra desempleado.

En Bruselas, la OTAN anunció que daría por terminada su campaña sobre Libia el lunes, tras la decisión del Consejo de Seguridad de la ONU de levantar la zona de exclusión aérea y cesar las acciones militares que fueron ordenadas para proteger a los civiles.

El secretario general de la OTAN Anders Fogh Rasmussen dijo que la operación fue "una de las más exitosas en la historia" del organismo.

Las 26.000 incursiones de la OTAN incluyeron 9.600 misiones de ataque y destruyeron unos 5.900 objetivos militares desde que comenzaron el 31 de mayo.

___

Maggie Michael contribuyó para este despacho desde El Cairo.