Aunque los informes oficiales afirman que Latinoamérica tuvo un crecimiento económico de 5,9% en promedio el año pasado, avanza lentamente en el proceso para superar sus desigualdades, dijo el viernes Alicia Bárcena, secretaria ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

"Existe baja inversión generándose fábricas de desigualdades, por lo que avanzamos a paso de tortuga, no llegamos a ningún lado", dijo Bárcena quien junto con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) presentaron ante el presidente paraguayo Fernando Lugo el informe anual sobre las perspectivas económicas 2012, dentro de las actividades paralelas a la XXI Cumbre Iberoamericana.

"A pesar del decrecimiento económico mundial, la economía de América Latina creció 5,9% en 2010 y se espera alcance 4,4% en este año, pero la región debe transformar ese crecimiento en desarrollo social sostenible. Pero en general los países tienen impuestos no altos. En el caso de Paraguay, la presión tributaria es sólo del 13%, entonces no se le puede exigir mucho al gobierno", sostuvo Angel Gurria, secretario de OCDE.

Agregó que "uno de cada tres latinoamericanos vive debajo de la línea de pobreza sumando 180 millones de personas y 10 economías de la región continúan estando entre las 15 más desiguales del mundo. Las economías latinoamericanas y caribeñas siguen siendo vulnerables a los altibajos de la economía mundial".

Bárcena destacó que en la región "la inversión en la educación terciaria es sólo del 43% mientras que en Europa es de 76%, entonces tenemos jóvenes que no están bien formados y si lo están no consiguen inserción laboral".

Agregó que "se deben hacer inversiones para que las personas obtengan empleos con derechos, para incorporar tecnología e innovar y el Estado debe llevar adelante una reforma fiscal gradual porque hoy se recauda poco y mal".

Por su parte Soraya Rodríguez, secretaria de Estado de Cooperación Internacional de España, enfatizó que "América Latina necesita estados fuertes, con alta calidad de vida y seguridad y sistema de recaudación gradual hasta llegar, al menos a 33%. Debe afrontar reformas fiscales con coraje".