Cerca de 4.000 agentes de policía se han desplegado en la ciudad australiana de Perth ante el inicio hoy de la cumbre de la Mancomunidad de Naciones (Commonewealth) y la concentración en la ciudad de "indignados" australianos.

Además de los agentes, helicópteros, aviones de combate F/A-18 Hornet y policía motorizada vigilan desde el aire la ciudad, donde los principales distritos empresariales han sido bloqueados y cerrados al tráfico.

Coincidiendo con la cumbre, varios grupos civiles como los "indignados" de Perth, la Alianza Socialista o el Partido Comunista tienen previsto hacer una marcha que terminará con una "sentada" cerca de la sede de las reuniones.

Los manifestantes protestan contra "la avaricia corporativa" y la violación de los derechos humanos en los países de la Commonwealth, y en defensa del medio ambiente, pero se han comprometido a respetar las zonas de seguridad.

La Reina de Inglaterra, Isabel II, inaugurará la cumbre en Perth, donde se reunirán los jefes de Gobierno de los 54 estados miembros, incluido el primer ministro británico, David Cameron, que llegó a tiempo a Australia después de haber participado en la reunión de la Unión Europea sobre la crisis de deuda en Bruselas.

La Commonwealth es una asociación de 54 Estados soberanos que, con la excepción de Mozambique, comparten lazos históricos con el Reino Unido, la antigua metrópoli.