Una bomba estalló el viernes en un vehículo en Yemen y causó la muerte del jefe de la fuerza antiterrorista en la provincia sureña conflictiva de Abyan, dijeron autoridades de seguridad.

Otras tres personas — de ellas dos niños — resultaron heridas en el atentado en el que pereció Alí al-Haddi cerca de la ciudad costera de Adén. La bomba fue colocada en el automóvil de al-Haddi, señaló la fuente.

La seguridad se ha debilitado en todo Yemen en medio del alzamiento popular que ha durado nueve meses contra el presidente autocrático Alí Abdalá Salé, quien ha gobernado el país más de 30 años. Nuevas manifestaciones tuvieron lugar el viernes en diversas partes del país.

Rebeldes vinculados a al-Qaida han tomado el control de diversos poblados en Abyan, a lo largo de la costa sur del país, donde han trabado combates mortales con las fuerzas de seguridad. Las autoridades yemeníes acusan a los rebeldes de atacar a funcionarios vinculados a la seguridad.

Decenas de miles de personas efectuaron el viernes marchas antigubernamentales en diversas partes de Yemen. Los inconformes salen a las calles casi a diario desde enero a pesar de la represión sangrienta contra ellos que ha emprendido el gobierno.

En la ciudad de Taiz, centro del país, las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra manifestantes que llevaban los cadáveres de otros inconformes muertos en los últimos días en un hecho que dejó cinco heridos, dijeron activistas.

Miles de personas también marcharon en la capital, Saná, donde las fuerzas del gobierno se han enfrentado a desertores del ejército que se han sumado a las protestas así como a individuos armados leales al jefe tribal más poderoso de Yemen y que apoya a la oposición.