El partido islamista moderado Ennahda (Renacimiento, en árabe), proscrito durante décadas, emergió como el vencedor en las primeras elecciones libres en Túnez con el 41,47% de los votos y 90 de 217 bancas en una asamblea que redactará una nueva Constitución, anunció la comisión electoral.

El anuncio el jueves de los resultados de las elecciones coronó un período efervescente en esta pequeña nación del norte del Africa, que inspiró la Primavera Arabe y que avanza hacia la democracia después de más de medio siglo bajo sistemas unipartidistas.

Simultáneamente, el líder de Areedha Chaabiya, o partido de Petición Popular, Hachemi Hamdi, anunció por la televisión nacional que retiraba las 19 bancas que ganó su partido después que la comisión electoral invalidó seis de sus listas.

Los resultados produjeron sorpresas, como el segundo puesto y 30 bancas que ganó el partido Congreso para la República, fundado en el 2001 por el prominente activista por los derechos humanos Moncef Marzouki, un médico que ha vivido exiliado en París.

Tercero fue el partido de centroizquierda Ettakatol, o Foro Democrático para el Trabajo y las Libertades, conducido por otro médico, Mustafá Ben Jaafar, que ganó 21 escaños en la asamblea constituyente.

Los resultados definitivos siguen siendo provisionales hasta después que se estudie cualquier apelación, un proceso que podría tomar hasta dos semanas, informó Ridha Torkhani, un miembro de la comisión electoral.

En Sidi Bouzid, los soldados efectuaron disparos de advertencia después que cientos de supuestos partidarios de Areedhya Chaabiya salieron a las calles e incendiaron neumáticos, dijo un testigo, Attia Athmouni, en una conversación telefónica.