Fuerzas de seguridad sirias efectuaron nuevos operativos después de uno de los días más mortíferos del levantamiento en Siria en meses, denunciaron el sábado activistas sirios.

De acuerdo con dos importantes grupos activistas de la oposición, cerca de 40 personas murieron el viernes cuando las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra manifestantes y luego fueron a buscarlos casa por casa en operativos.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, informó que civiles reportaron el sábado disparos de ametralladoras en la ciudad central de Homs y operativos y arrestos en la ciudad de Deir el-Zour, en el este del país.

Naciones Unidas calcula que 3.000 personas han muerto durante la represión del régimen desde marzo, cuando comenzó el levantamiento popular contra el presidente Bashar Assad.