Dos empresas chinas acordaron provisionalmente adquirir en 100 millones de euros (141 millones de dólares) a la fabricante de automóviles Saab, que atraviesa dificultades financieras, anunció el viernes la firma Swedish Automobile, dueño de la firma en venta.

El acuerdo con las firmas Zhejiang Youngman Lotus Automobile Co. y Pang Da Automobile Trade Co. constituye el intento más reciente de rescate de Saab, que tiene problemas de liquidez y lucha por su supervivencia desde que General Motors la vendió en 2010 a una pequeña firma holandesa que se especializa en automóviles de lujo.

La producción en la planta manufacturera de Saab ha estado suspendida la mayor parte del año en medio de las dificultades de la firma para pagar a sus proveedores y empleados.

En septiembre, Saab emprendió un proceso de reorganización similar a la protección federal por bancarrota que reciben las empresas en Estados Unidos.