Los abogados del médico de Michael Jakcson soltaron el viernes la bomba que habían reservado por meses, un experto en anestesias dijo que el cantante provocó su propia muerte.

El doctor Paul White dijo que las evidencias y los resultados de algunas pruebas indican que el Rey del Pop se inyectó a sí mismo la dosis fatal de propofol.

White dijo que la teoría de la dosis autoadministrada es la única que apoyaría las declaraciones de Murray a la policía y por el tipo de evidencia encontrada en la mansión que rentaba Jackson.

También dijo que Jackson se autoadministró otro sedante, lorazepam, por medio de píldoras, después de que Murray le diera esa medicina junto a otras substancias sin lograr que durmiera.

White dijo que no había evidencia que apoyara la teoría de la fiscalía, la cual señala que fue el médico Conrad Murray quien dio a Jackson el propofol usando una bolsa para soluciones intravenosas.

White le mostró al jurado una serie de tablas y simulaciones que creó en los últimos días para apoyar la teoría de la defensa. También hizo una demostración en la corte de la forma en la que el propofol pudo entrar en las venas de Jackson en la dosis pequeña que Murray dijo que le dió al cantante.

El investigador dijo que la evidencia recabada en la habitación de Jackson apoyaba más la versión de que el cantante recibió el anestésico con una inyección. Agregó que cree que Jackson se administró una dosis de 25 miligramos del medicamento entre las 11:30 a.m. y el mediodía del 25 de junio de 2009, momento en el cual Murray se dio cuenta de que el cantante no estaba respirando.

White dijo que unos 25 miligramos extra de propofol que se podría haber administrado Jackson habrían sido suficientes para alcanzar los niveles que se encontraron en su sangre y orina.

El experto también dijo que los residuos minúsculos de lorazepam en el estómago de Jackson lo convencieron de que el cantante había ingerido algunas píldoras de un frasco que se encontró en su habitación. White señaló que la combinación de lorazepam, midazolam y el propofol podrían haber matado a Jackson.

"Esto podría haber tenido consecuencias letales", dijo White. "Creo que el efecto de la combinación podría ser muy profundo".

White el testigo de mayor peso de la defensa y posiblemente el último que presenten los abogados de Murray, será interrogado por la fiscalía el lunes.

Los fiscales han tratado de presentar a Murray como un médico ambicioso, inepto e irresponsable, que le dio a Jackson el anestésico para ayudarle a dormir en su habitación.

La nueva teoría presentada por White hizo que el calendario de la corte se modificara y que el juez temiera que los integrantes del jurado comenzaran a abandonar el caso. El viernes los siete hombres y las cinco mujeres que integran el jurado no presentaron quejas cuando el juez se disculpó por el retraso.

La teoría de White está basada en las pruebas a la orina y la sangre de Jackson que se realizaron en la autopsia, la evidencia encontrada en la habitación de Jackson y la entrevista de Murray con los detectives de la policía dos días después de que Jackson muriera cuando lo estaba cuidando.

El propofol no fue hecho como auxiliar del sueño y según expertos debe ser administrado sólo en hospitales durante procesos quirúrgicos y con equipos de monitoreo avanzados.

Durante el juicio los testigos dijeron que Murray dejó a su paciente solo bajo el efecto de la anestesia y que no tenía el equipo adecuado para revivirlo.

El forense atribuyó la muerte de Jackson a una "intoxicación profunda" con propofol complicada por otros sedantes.