El Gobierno brasileño propondrá al Congreso aumentar la inversión en educación del actual 5 % al 8,29 % del Producto Interno Bruto (PIB) en los próximos diez años, según un documento difundido hoy por la Agencia Brasil (oficial).

"La propuesta inicial del Gobierno era que esa inversión fuera al 7 % (en los próximos diez años), pero hubo una gran presión de los movimientos sociales para que se ampliase al 10 %" del PIB, por lo que finalmente se decidió aumentarla a un 8,29 %, indica la agencia.

La fuente dice que el proyecto de ley que regulará la inversión en educación deberá ser presentado al Congreso en los próximos días, aunque adelanta que el trámite parlamentario no concluirá al menos hasta el año entrante.

La propuesta incluye mejoras salariales y académicas para profesores y maestros y la contratación de nuevos profesionales, así como iniciativas para ampliar el acceso de los niños, jóvenes y adultos de las clases más populares al sistema educativo público.

La Agencia Brasil citó declaraciones de la diputada Dorinha Rezende, del opositor partido Demócratas (DEM), quien consideró que aumentar la inversión a un 8,29 % del PIB no bastará para universalizar la educación pero consideró que esa tasa es un buen punto de partida para el debate en el Congreso, que podría decidir elevarla aún más.

La misma opinión manifestó Daniel Lara, presidente de la Campaña Nacional por el Derecho a la Educación, un movimiento integrado por profesores y organizaciones estudiantiles que reclama una educación de mayor calidad en las escuelas y universidades públicas.

Lara aseguró que un aumento de la inversión al 8,29 % "establece un nuevo piso de negociación" y que los movimientos sociales "no aceptarán" que esa tasa sea rebajada.

No obstante, adelantó que las organizaciones de profesores y estudiantes "continuarán luchando" hasta lograr la meta de que la inversión en educación sea equivalente al 10 % del PIB.